“Es un evento de emergencia para la región; sin embargo, todavía no tenemos información muy precisa de qué tanto capital se destruyó, qué tanto hubo un efecto, que hacia adelante pueda tener consecuencias económicas importantes”, dijo el director general de Investigación Económica de Banxico, Daniel Chiquiar.

Daniel Chiquiar Cikurel, director general de Investigación Económica del Banco de México. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Ciudad de México, 13 septiembre  (Xinhua) .-El Banco de México (Banxico) consideró hoy que todavía es prematuro evaluar el impacto económico que tendrá el sismo de 8.2 grados del 7 de septiembre, que causó daños severos a la infraestructura en el sureste del país.

“Es un evento de emergencia para la región; sin embargo, todavía no tenemos información muy precisa de qué tanto capital se destruyó, qué tanto hubo un efecto, que hacia adelante pueda tener consecuencias económicas importantes”, dijo el director general de Investigación Económica de Banxico, Daniel Chiquiar.

Al presentar el “Reporte sobre las Economías Regionales” del segundo trimestre del año, Chiquiar expresó que hacia adelante las medidas de apoyo y reconstrucción que se tengan que poner en marcha podrían contrarrestar los efectos que el sismo pudo tener en el corto plazo.

“Yo creo que es muy pronto ahora para saber qué efectos particulares va a tener, todavía es algo muy reciente”, insistió.

El sismo ha dejado hasta el momento 98 muertos, la mayoría de ellos en el estado de Oaxaca (sur), de acuerdo con el informe ofrecido el martes por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Las autoridades trabajan en la elaboración de un censo de viviendas afectadas que les permita cuantificar la magnitud de los daños.

Las estimaciones preliminares en Oaxaca apuntan a daños en 12 mil viviendas y 800 mil  habitantes afectados por el terremoto, el más intenso en el país en el último siglo.

El Secretario  de Educación, Aurelio Nuño, señaló el martes que el sismo dañó de gravedad 132 escuelas, a las que asisten unos 100 mil alumnos en los estados de Oaxaca y Chiapas, aunque hay afectaciones en 1 mil 498 planteles en las dos entidades.