“La clase política (en México) está pervertida, hay todo un rollo para hacer justamente lo contrario de lo que se debería hacer”, aseguró el cineasta mexicano Guillermo del Toro.

Por su parte, Alejandro González Iñárritu, ganador del Óscar por Birdman y El renacido, visitó México para presentar “Carne y arena” y aprovechó para enviar también un mensaje a sus compatriotas.

Ciudad de México, 13 de septiembre (SinEmbargo).- “No, no me gusta cuando (Enrique Peña Nieto) me felicita”, dijo el cineasta mexicano Guillermo del Toro en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF por sus siglas en inglés).

Durante la presentación de su más reciente cinta La forma del agua –The shape of water-, ganadora del León de Oro a Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de Venecia, el también productor se tomó un tiempo para hablar sobre la política y los problemas que enfrenta México.

“No, no me gusta cuando me felicita. No me gusta porque México es un país que ha tenido grandes personas, de todo: atletas, artistas, científicos, filántropos, pero no hay grandes políticos. A veces me pregunto ¿cómo es posible que no nazcan 10 políticos que hagan lo que se tiene que hacer? que tengan esa vocación. La clase política está pervertida, hay todo un rollo para hacer justamente lo contrario de lo que se debería hacer”, aseveró Guillermo.

Del Toro aseguró que el mandatario mexicano -Peña Nieto- hace lo contrario de lo que debería. Es “aterrador”, lamentó.

Sobre el proceso electoral del 2018 -en el cual se elegirá Presidente en México-, el mexicano no quiso hablar sobre sus preferencias, pero sí cree que “tenemos que hacer algo diferente”.

INÁRRITU TAMBIÉN OPINÓ

Alejandro González Iñárritu, ganador del Óscar por Birdman y El renacido, visitó México para presentar “Carne y arena” y aprovechó para enviar también a los políticos mexicanos.

El multipremiado cineasta urgió a México a salir del sistema de corrupción e impunidad. Además, expresó su preocupación y tristeza por el futuro de sus compatriotas.

En septiembre de 2016, luego de la visita de Donald Trump -en ese momento candidato a la Presidencia de Estados Unidos-, Iñárritu golpeó a Peña Nieto con sus palabras.

“No puedo aceptar como representante a un gobernante que, en lugar de defender y dignificar a sus compatriotas, sea él mismo quien los denigra y pone en riesgo al invitar a alguien como él (Trump)… Invitar a Trump fue una traición”, lamentó.