En el cuerpo una voz se presentó en la Feria del Libro de Oaxaca (México), con la editorial Almadía.

La primera parte de la novela inicia la historia que servirá como hilo conductor de la narración: en plena guerra, dos hermanos, uno de ellos malherido de bala, escapan de un monstruo apodado el General. La segunda parte, adoptando el mecanismo narrativo de la novela estadounidense Guerra Mundial Z, presenta un conjunto de testimonios de víctimas o participantes en atrocidades de distinto tipo acaecidas en los tiempos del “colapso”. La tercera parte es una serie de textos más o menos poéticos que narran momentos previos a la guerra u otros de datación incierta. Finalmente, la novela se resuelve (de la manera previsible desde el comienzo) en las últimas decenas de páginas.

A lo largo de este recorrido muchas cosas pasan, como el lector se imaginará. Se presentan incontables asesinatos, tiroteos, acosos sexuales, huidas, abusos y actos escabrosos e inmorales como el canibalismo. Los personajes sangran, vomitan, sudan, se echan pedos, etc., una y otra vez. En realidad, las catástrofes políticas que hemos mencionado no tienen importancia alguna, excepto para justificar lógicamente que la guerra constituya el centro de la narración.

Maximiliano Barrientos nació en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en 1979. Es uno de los escritores latinoamericanos más relevantes de su generación. Sus artículos sobre literatura, música y cine, así como algunas de sus crónicas, han aparecido en las principales revistas y suplementos culturales de Bolivia. En 2009, su libro de relatos Diario (2009) recibió el Premio Nacional de Literatura de Santa Cruz. Sus dos primeros libros, Los daños (2006) y Hoteles (2007), fueron revisados, corregidos y transformados para convertirse en los volúmenes Fotos tuyas cuando empiezas a envejecer y Hoteles, publicados por Periférica en 2011 con gran éxito de crítica y en vías de traducción a diversas lenguas.