Un nuevo gasolinazo entrará en vigor el 4 de febrero y las Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros A.C. (AMEGAS) sostiene que pudo haberse evitado. El pasado 1 de enero los mexicanos amanecieron con una alza en los precios de la gasolina de hasta un 20 por ciento. Y el incremento seguirá conforme lo programado por la SHCP: en los primeros 15 días de febrero hay programados dos ajustes al precio y a partir del día 18 de ese mes estos ajustes se harán cada día.

Mientras, el Presidente Enrique Peña Nieto dijo el jueves pasado que “la gallina de los huevos de oro [Pemex] se secó”, y defendió de nueva cuenta el alza a los combustibles. “Mantener un precio artificial en 2017 habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos”, reiteró.

Los precios de las gasolinas continuarán en aumento a partir del 3 de febrero. Foto: Elizabeth Ruíz, Cuartoscuro

Los precios de las gasolinas continuarán en aumento a partir del 3 de febrero. Foto: Elizabeth Ruíz, Cuartoscuro

Ciudad de México, 14 de enero (SinEmbargo).- La Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) manifestó su rechazo al alza de la gasolina de hasta un 20 por ciento, y se pronunció en contra también de nuevo aumento de 1 peso y 20 centavos el próximo mes.

Amegas, que agrupa a más de 12 mil gasolineros, apuntó que el Gobierno Federal debió advertir a la población sobre el alza en los precios del combustible, e incluso, realizar el alza de forma escalonada.

Ninguna de ambas se llevó a cabo el pasado 1 de enero, cuando los precios se posicionaron en 15.99 pesos para la Magna, 17.79 la Premium y 17.05 para el Diésel; incrementos de 14.2 por ciento, 20.1 por ciento y 16.5 por ciento, de forma respectiva.

Juan Pablo González Córdova, presidente de Amegas, señaló que es falsa la versión oficial de que los aumentos golpearán a las clases más altas. “Hay 30 millones de automotores en el país”, insistió.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha dicho que el alza se debió al aumento de los precios internacionales de los combustibles. Más los críticos han hecho énfasis en los impuestos que carga el producto. Un ciudadano paga del precio de cada litro el 44 por ciento en gravámenes.

Hacienda explicó que el nuevo sistema para determinar el costo de la gasolina divide al país en 90 regiones, y realiza cálculos conforme a los precios de referencia internacional, los costos de transporte, los impuestos aplicables y el margen comercial para las estaciones de servicio.

El pasado jueves, el Presidente Enrique Peña Nieto volvió a defender el “mega gasolinazo”, e incluso en esta ocasión fue paso más allá y aseveró:

“La gallina de los huevos de oro [Pemex] se secó. Cantarell se nos fue secando. Mantener un precio artificial en 2017 habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos”.

Sin embargo, economistas, líderes y oposición, consultados por SinEmbargo, coincidieron en algo: las cosas no se secan solas. Pemex no se secó de la nada.

A la izquierda Juan Pablo González Cordova, presidente de la Amegas. Foto: Guillermo Perea, Cuartoscuro

A la izquierda Juan Pablo González Cordova, presidente de la Amegas. Foto: Guillermo Perea, Cuartoscuro

En una entrevista con SinEmbargo Juan Pablo González Córdova, presidente de Amegas, explica los aumentos que están por venir en el precio del combustible.

— ¿Es este aumento de los precios de la gasolina justificado?

— La Amegas se declara en contra del gasolinazo. Desde que nació Pemex sabemos de la historia de los precios de las gasolinas, y siempre tuvieron un parámetro y cuidado a la población. Estamos molestos por el aumento indiscriminado que se dio el día primero.

— ¿Cuál es la diferencia de este aumento con el de años anteriores?

— Antes prevaleció un parámetro que era lo que dictaminará el Banco de México, como inflación proyectada para el próximo año. Y siempre los aumentos estaban basados en el 3 por ciento de inflación, 3.5, 3.2. Pero ahora subieron el precio de la gasolina de golpe y porrazo. En eso no estamos de acuerdo, porque fíjate bien, si subía antes 3 por ciento, y hoy sube a 24 por ciento, entonces sube 800 por ciento en un solo año. Es la inflación de ocho años. Eso es lo que se está aumentando ahorita. Eso es lo que no concebimos.

— ¿Cuánto de lo que pagamos por la gasolina se va en impuestos?

— Guatemala no tiene un pozo petrolero pero vende gasolina de calidad. Mejor que la que vendemos en México. Es más barata porque hay un factor, pagamos 7.50 pesos en impuestos por cada litro. Ése es un impuesto que no hay en Guatemala.

— Las autoridades indican que este aumento no va afectar a la población más pobre, ¿cómo lo ven ustedes?

— Están equivocados. También el Presidente Enrique Peña Nieto, con respeto a su investidura. Porque son 30 millones de automotores los que hay en el país. Estos 30 millones de automóviles movilizan a 120 millones de mexicanos que todos necesitan de gasolina y el diésel. No tendrán su carro pero sí necesitan la verdura, el pescado, la fruta, ropa. La comodidad ciudadana es con gasolina.

— Ahora vemos una ola de protestas. ¿La Secretaría de Hacienda pudo haber manejado este aumento de forma distinta?

— Pudo haber preparado, ilustrado, informado, y decirles no [a quienes tomaron la decisión del aumento]. Pero guardaron sus papeles abajo del escritorio. Estaban con los tipos de Santa Inquisición. No hubo ningún consenso. Ninguna evaluación de lo que es el impacto social.

— En otras ocasiones se han propuesto aumentos escalonados, ¿el impacto pudo haber sido de forma deslizada?

— Mira, yo tuve la oportunidad de participar en los debates de la Reforma Energética desde el 2008. Cuando apareció la cuota de 37 centavos por litro. Y se acordó 2 centavos por 18 meses. Y dijeron que se acaba en 18 meses. La solución es el deslizamiento.

— ¿Le plantearon este esquema a Hacienda?

— Eso es lo que le aconsejamos a Hacienda, y lo hicimos por escrito, en Amegas, al Presidente de la República, a la SHCP y no hicieron caso.

— ¿Continuarán los aumentos de la gasolina?

— Diría Raúl Velasco “aún hay más”. Los 16.52 pesos están subsidiados [precio de la gasolina magna en Jalisco]. La cuota que puso el Gobierno no la pudo cobrar ahorita. Hay un peso y 20 centavos que no cobraron. No subió el precio a 17.70 pesos. Ahora si a 16.52 le quitas 7 pesos de impuestos, te quedan 9.52, y si de los 9.52, 9 pesos te cuesta importar el producto de Luisiana o de Texas te quedan 50 centavos. Los gasolineros ganamos 89 centavos por litro. No ajusta. Quién va pagar el buque tanque.

— ¿Qué sucederá cuando se inicie la liberación de los precios de la gasolina estipulada para el 30 de marzo?

— Si hubiera liberación de precios ahorita se va a cerca de 20 pesos por cada litro de gasolina Magna. Lo que se hizo ahorita el Gobierno fue soltar una guamazo de tres pesos o dos. Pero el 4 de febrero hay otro aumento a cómo amaneció el dólar y el producto de importación. Y luego hay otro aumento el 18 de febrero.

— ¿Descarta la posibilidad de que con la liberación bajen los precios de la gasolina?

— Va aumentar todo. Puede bajar si se quita el IEPS [Impuesto Especial sobre Producción y Servicios]. Y si el Gobierno se amarra el pantalón y a los mexicanos nos cueste un poquito. Si realmente se libera el precio va estar cerca de los 20 pesos por litro. Creo que tiene que haber de alguna manera un subsidio para que la economía del país no sufra tanto daño.

— Pagamos más por la gasolina, pero no es de mejor calidad…

— Por qué la gente va pagar más si sigue siendo el mismo producto. La misma gasolina Magna, Premium, Diésel que se está distribuyendo durante hace años en México. A excepción de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, los principales mercados petrolíferos de la república, en el resto del país se consumen gasolinas que no están cumpliendo con las normas internacionales.

— ¿Qué tiene el producto que no cumple con los estándares internacionales?

— Hay contenidos de azufre, un agente cancerígeno que está en la gasolina. En Estados Unidos todas las gasolinas respetan 15 partes de azufre por millón, y el diésel 20 partes por millón. En México tenemos 500 partes por millón.