Chihuahua, 14 Mar. (Notimex).- Unos tres mil indígenas que habitan en la Sierra Tarahumara interpusieron una denuncia de despojo y respeto a sus derechos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que hoy sesiona en Washington.

El gobernador indígena, Manuel Parra; María Morarco Mojotavo, Alma Chacón, y Carla Herrera fungieron como peticionarios ante la comisión y expusieron ante la comisionada Rosa María Ortiz, en la sede internacional de la CIDH que está en la capital de Estados Unidos.

Entre las peticiones, según detallan los indígenas representantes, ante la CIDH plantearon las quejas en materia de inseguridad, despojo de tierras, sequía, hambruna y no acceso de educación son los principales problemas que sufren rarámuris y tepehuanos.

En un comunicado de prensa, estos grupos que habitan en la Sierra Tarahumara expusieron ante el organismo internacional de derechos humanos que, “en la sierra no hay reconocimiento a la tierra ancestral que tienen las comunidades, por eso es que estamos por mucho aquí”.

Carla Herrera expuso que “rezagos en salud, seguridad, educación, falta de acceso a los derechos territoriales, explotación y despojo de sus tierras y trabajo son problemas cotidianos en la sierra”.

Precisó que como ejemplo de rezago educativo destacaron el caso de la comunidad de Choreachi, en Guadalupe y Calvo, en donde los niños van a la escuela una vez al mes, ya que la maestra no acude. “Las escuelas están cayéndose y tienen que tomar clases a la intemperie”.

Agregó que también los indígenas no mandan a sus hijos a la escuela porque temen por la seguridad de los niños, “ya que para ir a la escuela pueden tardarse hasta cinco horas, hay rezago de todo”.