Katmandú, 14 jun (EFE).- Nepal se convirtió hoy en el primer país del Sur de Asia libre de minas antipersona, después de que fuese desactivada la última de las 53 que quedaban activas tras la guerra civil en el país, informó una fuente de Naciones Unidas.

“El primer ministro (Jhala Nath Khanal) ha detonado hoy la última de las minas antipersona para marcar el inicio de un país sin campos de minas”, dijo a Efe el portavoz de las Naciones Unidas, John Brittain.

La detonación tuvo lugar en una base del Ejército nepalí junto a una torre de telecomunicaciones en la montaña Phulchowki, situada a unos diez kilómetros de la capital, Katmandú.

El Ejército de Nepal desactivó los campos de minas con la ayuda del Equipo de Acción contra las Minas de Naciones Unidas (UNMAT, en sus siglas en inglés), en un proceso que comenzó en 2007.

Las minas terrestres fueron colocadas por el Ejército nepalí en torno a cuarteles del ejército e instalaciones estratégicas, como torres de telecomunicaciones y centrales hidroeléctricas, durante los diez años de lucha contra los rebeldes maoístas.

Estas minas mataron a cuatro personas desde el fin de la guerra civil nepalí en 2006, entre ellas tres mujeres, y otras 19 personas resultaron heridas, según UNMAT.

Los rebeldes maoístas firmaron ese año con el Gobierno nepalí un acuerdo de paz y participaron en las elecciones de 2008, con las que se convirtieron en el partido político mayoritario del país.

Más de 13.000 personas murieron durante los diez años de guerra civil con el propósito de convertir a la hasta entonces monárquica Nepal en una república, algo que se convirtió en realidad en 2008.