Montevideo, 14 jun (EFE).- Diputados del opositor Partido Nacional impulsan en Uruguay un proyecto de ley para bajar la mayoría de edad de 18 a 16 años, lo que permitiría a los jóvenes de esa última edad casarse, votar o tener licencia de conducir, entre otros derechos, informó hoy a Efe el promotor de la iniciativa.

Según el parlamentario José Carlos Cardozo, la propuesta del Partido Nacional, la segunda fuerza del país, tiene relación con la campaña que el Partido Colorado, la tercera, ha lanzado en los últimos meses para bajar a 16 años la edad de imputabilidad ante el paulatino aumento de la delincuencia juvenil en los últimos años.

“En medio de la discusión en el país sobre la baja de la edad imputabilidad desequilibraríamos si no consideráramos al joven, no solo sujeto de nuevos deberes, sino también de nuevos derechos”, dijo hoy a Efe Cardozo.

El plan nacionalista, que el parlamentario espera que sea debatido en el transcurso de un mes en la Comisión de Constitución y Códigos de la Cámara de Diputados, antes de pasar al pleno, solo progresará si logra el apoyo de dos tercios de los votos por tratarse de un proyecto de ley constitucional.

Además, como tal, deberá ser luego refrendado en un referéndum por la población para ser incorporado a la Carta Magna.

La iniciativa, presentada en los últimos días y que fue elaborada durante los últimos dos meses, modifica el artículo 80 de la Constitución uruguaya, el referido a la ciudadanía.

“Levantaríamos a los 16 años la suspensión de ciudadanía de la que hoy es objeto alguien al nacer durante 18 años”, argumentó.

Para Cardozo, la actual mayoría de edad es “arbitraria” y fue “fijada a principios del siglo XX con principios que no son válidos hoy en día”, por los cambios en la formación de las personas y en el contexto histórico en general.

Sobre los nuevos derechos de que gozarían los uruguayos de 16 años si prospera el proyecto de ley, como el derecho a casarse, a obtener un contrato laboral o a votar, Cardozo sostuvo que en la práctica muchos de ellos ya disfrutan de esas ventajas.

Por ejemplo, algunos jóvenes “viven en concubinato” con sus parejas, otros trabajan de forma irregular y otros participan en las votaciones internas de los partidos políticos, en el caso del Nacional y el Colorado desde los 16, y en el del oficialista Frente Amplio a partir incluso de los 14, detalló.

El diputado admitió, no obstante, que su planteamiento, respaldado por una decena de legisladores de su partido, es solo un “instrumento, no la solución” al problema de la inseguridad en las calles.

“Uruguay tiene 9.000 delincuentes, de las cuales 300 son menores, el problema de la delincuencia no es la minoridad, es un problema pero no es el grueso”, puntualizó.

No obstante, con los cambios propuestos “se da una señal muy fuerte acerca de las responsabilidades sociales” de las personas.

“No se puede decir que a los 17 años una persona no sea consciente”, reiteró.

La seguridad se ha convertido en uno de los principales dolores de cabeza para el Gobierno del presidente José Mujica, del izquierdista Frente Amplio, ante la creciente percepción ciudadana de que ha habido un deterioro en ese campo, influenciada también por la fuerte exposición en los medios de comunicación de los crímenes.

Datos del Ministerio del Interior señalan que las intervenciones policiales sobre menores de entre 11 y 17 años por acciones “contra la propiedad”, “contra la persona” o por “infracciones sexuales” alcanzaron las 13.998 en 2005, 13.751 en 2006, 13.137 en 2007, 13.400 en 2008 y 13.088 en 2009.

Según informes del Poder Judicial, los adolescentes solamente cometieron el 6,9 por ciento del total de delitos registrados en el país en 2004 y en 2005, el 4,5 en 2006, el 4,6 en 2007, el 5,3 en 2008 y el 5,9 en 2009.