Madrid, 14 jun (EFE).- El grupo inmobiliario español Mall ha iniciado en México un procedimiento arbitral contra el Gobierno del país, al que reclama 1.064 millones de dólares (unos 740 millones de euros) por el incumplimiento de los compromisos adquiridos y por la expoliación de sus activos.

La promotora informó hoy en un comunicado de que el Grupo Mall entregó la víspera en la residencia del presidente mexicano, Felipe Calderón, un “aviso de intención”, con el que notifica el inicio de un procedimiento arbitral de protección de la inversión, realizada por la compañía española en territorio mexicano.

Según el escrito, firmado por el presidente del Grupo, Julio Fernando Noval, y al que ha tenido acceso Efe, el periodo de arbitraje será de seis meses, tiempo durante el cual la compañía espera arreglar sus diferencias con el Estado mexicano mediante un acuerdo amistoso.

El grupo Mall acordó en 2005 con el Gobierno mexicano, por entonces presidido por Vicente Fox, desarrollar el proyecto turístico e inmobiliario ‘Champeche Playa, Golf, Marina & Spa Resort’, en el estado mexicano de Campeche, en el sureste del país.

Según el escrito, el Gobierno mexicano se comprometió a reubicar una carretera federal y una línea de alta tensión situadas a escasos metros de la playa, a cambio de que la empresa invirtiera en la zona.

No obstante, el grupo asegura que el Ejecutivo mexicano aún no ha cumplido estos compromisos.

Asimismo, la compañía se queja en el escrito de que en 2010 fue despojada por la fuerza por un grupo de personas identificadas como abogados, funcionarios y empleados de la empresa de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), hechos que fueron denunciados ante la “pasividad y aquiescencia del Estado”.

Con esta petición, la inmobiliaria ejerce el derecho tras las violaciones del tratado bilateral alcanzado entre la empresa y el Gobierno mexicano, lo que, considera, “ha amparado el expolio de los activos del Grupo Mall, realizado por la empresa ICA con total impunidad”.

El grupo reclama por tanto el cumplimiento de las obligaciones contraídas por las autoridades mexicanas y la indemnización por daños y perjuicios ocasionados, que calcula en 150 millones de dólares (unos 100 millones de euros).

El Grupo Mall también pide la restitución íntegra de todas las propiedades de la empresa y, de no ser posible, exige su compensación dineraria.