México, 14 Jun. (Notimex).- La asambleísta del PRD, Maricela Contreras Julián alertó que las instituciones de salud del Gobierno del Distrito Federal gastan 39 mil millones de pesos en la atención de enfermedades derivadas del tabaquismo y alcoholismo.

Durante la Mesa de Trabajo con la directora General del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la ciudad de México (IAOA), Maricela López Cabrera, la perredista advirtió sobre los recursos que se derivan de la atención de esas adicciones.

La presidenta de la Comisión de Salud en la Asamblea Legislativa detalló que para atender enfermedades derivadas del tabaquismo en las instituciones de salud, se gastan cada año 24 mil millones de pesos, mientras que para el alcoholismo 15 mil millones.

Explicó que datos de la Secretaría de Salud capitalina indican que en la ciudad existen aproximadamente un millón 538 mil fumadores y que la edad de inicio es a los 10 años.

Mientras que el 5.6 por ciento de la población abusa o depende del alcohol, presentándose el consumo desde los 13 años.

Contreras Julián señaló que en el caso de las drogas ilegales hay características particulares, ya que en la capital la edad de inicio del consumo de este tipo de drogas disminuyó, pues en 2005 era a los 15 años y para 2011 el promedio de edad es a los 10 años.

Apuntó que en el caso de las mujeres, si bien la estadística señala que hay una por cada 4.6 hombres que consumen drogas ilícitas, las cifras de la Encuesta Nacional de Adicciones arrojan que se ha duplicado el número de mujeres consumidoras de 2002 a 2008.

La diputada local indicó que la Prevención y Atención de las Adicciones es uno de los ejes fundamentales del trabajo legislativo en la Asamblea, el cual contiene un enfoque de respeto a los derechos humanos y de no incrementar la espiral de violencia en el país.

Indicó además que la falta de empleo, educación y vivienda son factores que inciden en el consumo de drogas, pues cada día más mujeres, jóvenes y niños engrosan las filas de personas adictas, o bien, inician su vida en el consumo de drogas lícitas o ilícitas.

El problema, mencionó, no es menor y merece toda la atención por parte de las autoridades bajo una visión que brinde soluciones, que no criminalice a las personas adictas y no utilice la represión como instrumento para la atención del consumo de drogas.

La legisladora añadió que desde la ALDF se trabaja para construir políticas de atención a las adicciones y que muestra de ello es el marco jurídico que se aprobó para la verificación de los denominados anexos o el rechazo a disminuir los espacios libres de humo de tabaco.

En ese sentido, reconoció la Ley para la Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas y la creación del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México, como únicos en su tipo a nivel nacional.

El reto fundamental para consolidar el papel rector del instituto, expuso, es conseguir recursos para su operación, pues en este año se asignaron 400 millones de pesos del Presupuesto de Egresos gracias a las gestiones conjuntas de funcionarios y legisladores.

Sin embargo, advirtió que de no obtenerse un presupuesto similar, se corre el riesgo de no llevar a cabo todo el programa Institucional para la Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas en el Distrito Federal.