Tucson (EE.UU.), 14 jun (EFE).- El grupo humanitario No Más Muertes inició hoy una campaña en Estados Unidos para detener la deportación de 21 indocumentados mexicanos a través de las fronteras de Texas y Nuevo México ante el temor expresado por ellos de que puedan caer en manos de carteles de narcotraficantes.

La organización aseguró haber recibido cuatro cartas firmadas por 21 personas que permanecen detenidas en el condado de Torrance, en Nuevo México, tras ser sorprendidas cruzando de forma ilegal el desierto de Arizona.

Los 21 detenidos que se encuentran en Nuevo México tienen fecha de deportación programada entre el 15 y 17 de junio y piden ser repatriados a través de la frontera Arizona-Sonora como alternativa.

Los indocumentados expresaron su temor a ser secuestrados o asesinados si son deportados a través de los estados fronterizos mexicanos de Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas, donde -aseguran- el crimen organizado tiene más poder que las autoridades.

El grupo humanitario sostuvo en un comunicado de prensa que el miedo de los indocumentados es justificado debido a que los migrantes frecuentemente son blanco de extorsión, violencia, raptos y amenazas de muerte en esa región.

Como parte de la campaña, No Más Muertes está pidiendo a la comunidad contactar la oficina de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para frenar las deportaciones a través de las fronteras de Texas y Nuevo México.

De acuerdo con el grupo, Estados Unidos está repatriando un promedio de 1.000 indocumentados diariamente a México, lo que ha provocado una situación única de explotación de migrantes de la cual se “alimentan” los carteles. EFE