México, 14 Jun. (Notimex).- El presidente de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, Javier Corral, destacó que de haber consenso en cinco temas que son los que más preocupan en la minuta de Ley de Seguridad Nacional, en julio próximo podría estar el dictamen.

En las audiencias públicas para analizar la minuta enviada por el Senado de la República y el documento de trabajo del grupo plural de San Lázaro, señaló que uno de los puntos que más inquietud genera es el de derechos humanos.

Por ello, el legislador del Partido Acción Nacional (PAN) planteó que cualquier dictamen que se apruebe “lo debemos hacer compatible con la reforma constitucional de derechos humanos que le da un nuevo enfoque a esta discusión”.

“Tenemos que fortalecer al Congreso en esta participación. La minuta dice que el Senado debe revisar la declaratoria de afectación, pero el Senado no tiene facultades de control, se requeriría una reforma de carácter constitucional para darle mayor intervención a los legisladores”, aseveró.

En la reunión de trabajo con el subsecretario de Enlace Legislativo de la Secretaría de Gobernación, Rubén Fernández Aceves, el diputado panista hizo observaciones al estado de excepción que menciona la declaratoria de afectación.

Expuso que el estado de excepción que plantea la minuta requiere la concurrencia del Congreso, y no sólo del Consejo de Seguridad Nacional, integrado básicamente por el Ejecutivo federal, por lo que propuso que los gobernadores formen parte de dicho Consejo.

Y luego, agregó, otorgar estas facultades al Ejército que son complementarias a las del Ministerio Público, es la discusión mayor, precisó.

Nosotros sí queremos que venga la Procuraduría General de la República porque es muy importante saber cuál es su punto de vista sobre esta transferencia de facultades al Ejército en materia de Seguridad Nacional, destacó.

“Es muy importante, si realmente coexiste, convivir con esta idea porque entonces estaríamos hablando ya no solamente de no fortalecer al Ministerio Público Federal sino de debilitarlo o de alguna manera de compartir su función esencial con las Fuerzas Armadas”, puntualizó.

Mientras que en el tema de protocolo, consideró que debe ser flexible, pero con criterios básicos, pues “de lo contrario vamos a seguir arriesgando a las Fuerzas Armadas a todo tipo de operativos, si en el protocolo no se especifican una serie de criterios básicos”.