Montevideo, 14 jun (EFE).- Ban Ki-moon ensalzó hoy la buena sintonía entre la ONU y Suramérica al proseguir una gira por la región en Uruguay, que le ratificó el apoyo a su reelección como secretario general de las Naciones Unidas, algo que también han hecho Colombia, Chile y Argentina.

“Mi visita a Suramérica llega en un momento de oportunidad, esperanza y cambio. Estoy convencido de que la región puede jugar un rol todavía mayor rol en las Naciones Unidas y Naciones Unidas puede jugar un rol todavía mayor en la región”, afirmó Ban en una rueda de prensa en Montevideo tras reunirse con el presidente José Mujica.

Luchando de nuevo contra las cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, que mantienen mínimo el tráfico aéreo en Argentina y Uruguay, y que el lunes lo obligaron a realizar en autobús un trayecto de 600 kilómetros para llegar a Buenos Aires, Ban arribó dos horas más tarde de lo previsto a la capital uruguaya.

Tras anclar el buque con el que cruzó el Río de la Plata desde la capital argentina, el diplomático surcoreano se dirigió directamente a la sede presidencial de Uruguay para conversar con Mujica y los periodistas, al inicio de una visita de dos días a la nación suramericana.

En sus primeras palabras en Uruguay, la tercera escala de una gira que le ha llevado por Argentina y Colombia y que seguirá en Brasil, Ban resaltó la figura del mandatario uruguayo, de quien dijo que “ha dedicado toda su vida a defender la libertad y la democracia de este gran país”.

Mujica estuvo trece años preso, la mayoría durante la dictadura (1973-1985), por su lucha armada con la guerrilla de los tupamaros, que combatió a Gobiernos constitucionales y al de facto en las décadas de 1960 y 1970.

“Estando ahora como presidente de este gran país podemos esperar que se logre aún más progreso, más promoción y protección de los derechos humanos”, recalcó.

Además de los encendidos elogios al jefe de Estado uruguayo, que optó por la vía democrática al restituirse ese sistema en 1985, Ban dijo que es “un honor” haber recibido un respaldo “tan firme” de las autoridades uruguayas a su reelección.

“Con el apoyo del Gobierno de Uruguay espero poder seguir contribuyendo a la paz, a la seguridad, al desarrollo y a la promoción de los derechos humanos en todo el mundo para que sea mucho mejor para todos”, afirmó.

Uruguay fue uno de los primeros países en apoyar su candidatura cuando se hizo pública el pasado 6 de junio.

Además de Mujica, en los últimos días lo respaldaron los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos; Argentina, Cristina Fernández, y Chile, Sebastián Piñera.

Es previsible que la brasileña Dilma Rousseff haga lo propio cuando Ban llegue a Brasil.

En Montevideo, el máximo responsable de la ONU recordó que “muchos países de América Latina han pasado periodos muy difíciles durante muchas décadas”, tras los cuales “han transitado con éxito hacia la democracia”.

“La mayoría de ellos son países como Uruguay que están logrando los Objetivos del Milenio y también están dando poder a las mujeres”, en materia de derechos y salud.

Asimismo, esas naciones “están haciendo una integración regional con solidaridad” y “tienen un papel muy importante en la cooperación sur-sur”, que no es “cooperación del mundo desarrollado al mundo en desarrollo”.

“Esta integración regional y la solidificación de las instituciones democráticas podemos verlas con gran esperanza para el progreso en términos de paz, de estabilidad, de desarrollo y de derechos humanos”, enfatizó.

Tras la conferencia de prensa, el diplomático surcoreano asistió a una cena en su honor ofrecida por Mujica en la Residencia presidencial Suárez.

Al igual que hizo en Argentina y Colombia, este miércoles en Uruguay conocerá en persona la relación entre la ONU y el país.

Primero conversará con el ministro de Defensa, Luis Rosadilla, y las tropas uruguayas que participan en las operaciones de paz de las Naciones Unidas.

Luego será recibido por el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en una cárcel donde la ONU lleva a cabo un proyecto de cooperación.

A mediodía almorzará con el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, y por la tarde acudirá a una sesión solemne en su honor en el Parlamento, antes de la cual se reunirá en el mismo Palacio Legislativo con el vicepresidente del país, Danilo Astori.