Washington, 15 de enero (dpa/EFE/SinEmbargo).- Estados Unidos dijo hoy que está “extremadamente preocupado” por los acontecimientos en el estado de Michoacán, donde grupos de autodefensa se alzaron en armas contra los cárteles, y señaló que está listo para proporcionar asistencia si así lo solicita el Ejecutivo federal mexicano.

“Lo que está sucediendo es extremadamente preocupante”, dijo hoy una alta funcionaria del Departamento de Estado norteamericano en conversación bajo condición de anonimato con un reducido grupo de medios, incluidas las agencias dpa y EFE en Washington.

“Estamos hablando de comunidades que ya están bajo presión por las organizaciones narcotraficantes y criminales y ahora se hallan en medio de una batalla entre aquellos que afirman que protegen a esas comunidades y las que las usan en su propio interés”, destacó.

La funcionaria aseguró que Estados Unidos está “listo para proporcionar asistencia” si así lo requiriera México, pero señaló que Washington no suele actuar como “bombero” sino que su respaldo es más bien “institucional”, y subrayó sobre todo que por el momento el gobierno de Peña Nieto no ha solicitado ninguna ayuda.

“El gobierno mexicano sabe que siempre estamos dispuestos a proporcionar asistencia”, indicó. “México ha demostrado en otras circunstancias que es capaz de lidiar con estas crisis cuando se producen, pero si quiere ayuda técnica o mantener una conversación, desde luego que estaremos encantados de tener esa conversación”.

“Pero hasta ahora no hemos tenido ninguna petición y no creo que vayan a hacerlo”, agregó.

“Estas son comunidades que de por sí ya están bajo presión debido a la actividad de los carteles y las organizaciones criminales, y ahora se encuentran en mitad de la batalla entre los que aseguran que quieren proteger a su comunidad y aquellos que están usando (la violencia) para su propio beneficio”, añadió.

La funcionaria opinó que “realmente no está claro que ninguno de esos actores estén actuando en pro del beneficio de la comunidad, que es vivir en paz”.

No obstante, reconoció que es “comprensible la frustración de los ciudadanos y los líderes de la comunidad si sienten que no están recibiendo el apoyo que necesitan desde los niveles locales o centrales” del Gobierno.

“La función más básica del Gobierno es proteger a los ciudadanos, y si eso no se cumple, es un problema serio no sólo para los miembros de la comunidad, sino también para el Estado, en caso de que no tenga capacidad de proteger a los ciudadanos en algunas áreas del país”, señaló.

Por el momento, el Departamento de Estado no ha recibido “ninguna solicitud” de asistencia en el conflicto de parte del Gobierno mexicano, y la funcionaria no prevé que esa petición vaya a producirse “necesariamente”.

“El Gobierno de México sabe que siempre estamos preparados para proporcionar asistencia, pero no hemos sido tradicionalmente un apoyo en respuesta a crisis, una suerte de ‘bomberos’, sino más bien un respaldo en el área institucional a más largo plazo”, explicó.