El Papa cerró ayer su segundo de cinco días en México casi como empezó: apretando el discurso. No ha abandonado su crítica a la corrupción y a la desigualdad, a la explotación y a los privilegios para unos cuantos. Su mensaje ha estado dirigido a criminales y a narcotraficantes, pero también a los poderes formales que han contribuido a la tragedia mexicana: los gobiernos, los políticos, los empresarios y, además, los jerarcas de la iglesia.

El Papa Francisco se para delante de una imagen de la Virgen de Guadalupe en el comienzo de la misa en Ecatepec. Foto: AP.

El Papa Francisco se paró delante de una imagen de la Virgen de Guadalupe en el comienzo de la misa en Ecatepec. Foto: AP.

Por Sergio Rincón, Shaila Rosagel y Sandra Rodríguez

Ciudad de México, 14 de febrero (SinEmbargo).– Corrupción, privilegios, narcotráfico, violencia, falta de justicia, explotación, ganancias a costa de la “vida” de los otros… Por segundo día consecutivo, el Papa Francisco aludió en sus mensajes a varias de las principales problemáticas que vive México y, ayer desde Ecatepec, exhortó a construir un país en el que no sea necesario emigrar y donde la pobreza de muchos, dijo, no sean oportunismo de pocos.

“Quiero invitarlos nuevamente hoy a estar en primera línea, a primerear en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad, donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, dijo.

“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”, agregó.

Estas palabras fueron pronunciadas por el pontífice al dirigir el Angelus Dominical, casi al final de la ceremonia religiosa celebrada ayer en un espacio ubicado frente al Centro de Estudios Superiores de Ecatepec, una superficie al aire libre de casi 43 hectáreas y donde se congregaron unas 300 mil personas.

Ahí mismo, al pronunciar su homilía, pidió también a los fieles mexicanos resistir las tres tentaciones que buscan “degradar y degradarnos”, como la riqueza a base del sudor o aun de la “propia vida” de los demás.

“La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o ‘para los míos’. Es tener el ‘pan’ a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos”, dijo.

“La vanidad, esa búsqueda de prestigio en base a la descalificación continua y constante de los que ‘no son como uno’. La búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la ‘fama’ de los demás, ‘haciendo leña del árbol caído’, deja paso a la tercera tentación: el orgullo, o sea, ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese”, continuó.

PRMO-ECATEPEC

Estos mensajes, expresados en uno de los municipios más grandes del país, se suman a los emitidos por Francisco el sábado pasado, al iniciar la gira, cuando ante el Presidente de la República y su gabinete lanzó una abierta advertencia contra la corrupción.

“Cada vez que buscamos el camino del privilegio o el beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”, dijo Jorge Mario Bergoglio el sábado en Palacio Nacional, en su encuentro con autoridades, sociedad civil y el cuerpo diplomático.

“A los dirigentes de la vida social, cultural y política, les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino, en su familia y en todos los círculos en los que se desarrolla la sociabilidad humana, ayudándoles a un acceso efectivo a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz”, agregó, también en Palacio.

El tema del narcotráfico fue posteriormente mencionado, también el sábado, en el encuentro que sostuvo con obispos mexicanos en la Basílica de Guadalupe, a quienes pidió no desestimar los retos que este negocio ilícito representa para México.

“Me preocupan particularmente tantos que, seducidos por la potencia vacía del mundo, exaltan las quimeras y se revisten de sus macabros símbolos para comercializar la muerte en cambio de monedas que, al final, ‘la polilla y el óxido echan a perder, y por lo que los ladrones perforan muros y roban’. Les ruego no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la entera sociedad mexicana, comprendida la Iglesia”, dijo.

“Sólo comenzando por las familias; acercándonos y abrazando la periferia humana y existencial de los territorios desolados de nuestras ciudades; involucrando las comunidades parroquiales, las escuelas, las instituciones comunitarias, la comunidades políticas, las estructuras de seguridad; sólo así se podrá liberar totalmente de las aguas en las cuales lamentablemente se ahogan tantas vidas, sea la de quien muere como víctima, sea la de quien delante de Dios tendrá siempre las manos manchadas de sangre, aunque tenga los bolsillos llenos de dinero sórdido y la conciencia anestesiada”, agregó entonces.

PROMO-COMIDA

“UNA VISITA INCÓMODA”

Procedente del Campo Marte, el Pontífice argentino llegó ayer por la mañana en helicóptero a este municipio del oriente del Estado de México que, además de ser el más poblado del país, es también uno de los más violentos, con cientos de víctimas de homicidios, feminicidios, robos, secuestros y delitos sexuales, entre otros.

Por eso, de acuerdo con la coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, María de la Luz Estrada, si bien los mensajes emitidos por el Papa contra la corrupción y la explotación son correctos, aún falta que sea específico en exigir un alto a la violencia.

“Lamentamos que no hubiera un mensaje fuerte de solidaridad a las familias de víctimas de feminicidios y desapariciones”, dijo Estrada a la agencia noticiosa Associated Press. “Se está quedando en lo general ante problemas muy concretos y eso es lo que quieren las autoridades. Todavía siento que nos debe esa palabra”, agregó.

Pero el mensaje político y las alusiones directas a la realidad mexicana, consideró por separado el poeta y escritor Javier Sicilia Zardain, han sido duras contra el Estado e importantes para visibilizarlas.

Además, agregó el también líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), es probable que el Pontífice endurezca su discurso en las otras sedes de su gira por México, como Chiapas, Michoacán y Ciudad Juárez, considerada hasta hace tres años como una de las ciudades más violentas del mundo.

“Dadas las condiciones en las que viene el Papa, como representante del Estado y de Dios, es un hombre que se mueve entre dos aguas y en una línea muy difícil, pero lo que expresa fuerte, es importante para la realidad del país. Es una visita incómoda para él y para el Estado. Conociendo a Francisco, hubiera querido ser más radical, pero ha sido certero en el tema y no lo ha dejado de tocar”, dijo Sicilia en entrevista.

“Esperamos que ese discurso se endurezca más y que ayude a conmocionar al país”, agregó.

El Papa Francisco saluda desde la ventana de su helicóptero al llegar a Ecatepec. Foto: AP.

El Papa Francisco saluda desde la ventana de su helicóptero al llegar a Ecatepec. Foto: AP.

El Pontífice cumplió ayer con una cargada agenda de 10 horas. De la Nunciatura, ubicada en la zona sur de esta capital, encabezó un recorrido de nueve kilómetros en coche abierto, o Papamóvil, hacia el Campo Militar Marte, donde abordó un helicóptero con dirección a un helipuerto ubicado en el municipio de Ecatepec.

Ahí recorrió otros nueve kilómetros hasta llegar a la superficie de casi 43 hectáreas contiguas al Centro de Estudios Superiores de Ecatepec en las que se construyó el altar desde el que dirigió la homilía.

Al término de esta misa, fue trasladado en vehículo para una comida privada con futuros sacerdotes en el Seminario Diocesano, también en ese municipio ubicado al noreste de la Ciudad de México.

Ahí, de acuerdo con una fotografía “tuiteada” por el padre italiano Antonio Spadaro, Francisco dejó una mensaje escrito en el que pide a los seminaristas no ser “clérigos del Estado”.

“Que todos los que, en esta casa se preparan al presbiteriado, tengan presente siempre a Jesucristo, El Señor y a Su Madre Santísima. Que Ellos los preparen para ser pastores del pueblo fiel a Dios y no ‘clérigos de Estado’. Francisco”, dice el texto.

Clerigos-de-Estado-700

Alrededor de las 16 horas, Francisco partió de nuevo en helicóptero al campo Marte de esta capital, para de ahí dirigirse en coche descubierto al Hospital Infantil Federico Gómez –en la delegación Cuauhtémoc– donde tuvo un encuentro con niños y en el que participó la Primera Dama, Angélica Rivera.

“Agradezco a Dios la oportunidad que me regala de poder venir a visitarlos, de reunirme con ustedes y sus familias en este hospital. Poder compartir un ratito de sus vidas, la de todas las personas que trabajan como médicos, enfermeras, miembros del personal y voluntarios que los atienden”, dijo el Pontífice a los niños, de acuerdo con lo que se observó en la transmisión de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

El Papa se traslada al Hospital Infanti Federico Gómez. Foto: SinEmbargo/Francisco barrón

El Papa se traslada al Hospital Infanti Federico Gómez. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Niña con cáncer terminal le canta el Ave María al Papa. Foto: @ConElPapa

Niña con cáncer terminal le canta el Ave María al Papa. Foto: Twitter @ConElPapa

Las actividades concluyeron con un saludo a los fieles congregados en el exterior de la Nunciatura Apostólica, a los que, como hizo desde la primera noche que pasó en la sede religiosa, se acercó a saludar personalmente y pedirles que oren por él.

Con música, cantos y porras, cientos de fieles se congregaron detrás de las vallas colocadas a lo largo de los recorridos terrestres que realizó el pontífice por esta zona central del país.

La gira papal continúa hoy en Tuxtla Gutierrez, Chiapas, a donde el Pontífice viajará en avión por la mañana. De ahí partirá en helicóptero a San Cristóbal de las Casas, donde sostendrá una misa con integrantes de diferentes comunidades indígenas del país.

Aspectos de seguridad en los alrededores de la plaza de la paz en San Cristóbal de las casas donde se mantienen maestros en plantón e indígenas que exigen la liberación de presos políticos. Foto: Cuartoscuro

Aspectos de seguridad en los alrededores de la plaza de la paz en San Cristóbal de las casas donde se mantienen maestros en plantón e indígenas que exigen la liberación de presos políticos. Foto: Cuartoscuro