Un nuevo estudio revela que la tasa de encarcelamiento de los inmigrantes sin papeles es menor que la de todos los estadounidenses, inclusive los de raza blanca. Según el informe del CATO Institute, 1.53 por ciento de la población nativa está en la cárcel, mientras que también lo está un 0.47 de los inmigrantes con papeles y 0.50 de los inmigrantes sin papeles.

Por Pilar Marrero

Ciudad de México, 15 de marzo (SinEmbargo/La Opinión).– Mientras el gobierno de Donald Trump hace política migratoria basándose en la idea de que los indocumentados traen delincuencia o son más criminales que otros grupos, la realidad revela otra cosa: los inmigrantes sin papeles tienen una tasa de encarcelamiento más baja que otros grupos, incluyendo la población blanca de los Estados Unidos.

Estos son los resultados de un nuevo estudio de CATO Institute, en el que por primera vez se estiman las tasas de encarcelamiento de los inmigrantes legales e indocumentados frente a los nacidos aquí.

Los inmigrantes en general caen menos en la cárcel que la población nacida en EU y tanto inmigrantes documentados como indocumentados, mucho menos que los nativos, concluye el estudio.

Esto contradice directamente la idea en la que se basa buena parte de la política migratoria de Donald Trump.

Uno de los argumentos más repetidos por el presidente es que los inmigrantes indocumentados son “amenazas a la seguridad pública y nacional”. De hecho esa frase fue la que usó exactamente en su orden ejecutiva contra los inmigrantes el pasado 25 de enero, que dio paso a las redadas que están ocurriendo desde entonces.

Además, durante recientes discursos así como en la campaña, Trump ha presentado trágicos casos de personas asesinadas por indocumentados como ejemplo de lo que representa esta comunidad sin papeles: un peligro para la sociedad.

Pero aunque trágicas, esas historias son anécdotas y no representan a la comunidad indocumentada o inmigrante en general.

¿CÓMO SABERLO A CIENCIA CIERTA?

Una forma es comparando las cifras de encarcelamiento en Estados Unidos. ¿Quiénes van más a la cárcel, los inmigrantes o los nativos? ¿Y entre los inmigrantes indocumentados y los que tienen papeles?

Lo que se estima es la “tasa” o porcentaje de encarcelamiento dentro de una población. ¿Cuánto por ciento de esa población está en la cárcel? ¿Cómo se compara esa cifra con la de otros grupos?

Alex Nowrasteh y Michelangelo Landgrave, economistas afiliados al CATO Institute de Washington D.C. estimaron la tasa de encarcelamiento para todos esos grupos usando las cifras del censo y métodos científicos.

La realidad es muy diferente a la que cuenta Trump y el tan repetido mito de que los indocumentados traen consigo un alto nivel de criminalidad.

“Nuestra conclusión es que los inmigrantes indocumentados tienen un nivel de encarcelamiento más bajo que los inmigrantes legales y que los nativos. En realidad, tanto los inmigrantes legales como indocumentados tienen un tercio de la tasa de encarcelamiento de los nacidos aquí”, dijo Nowrasteh.

A pesar de su vulnerabilidad por no tener papeles, los indocumentados caen en la cárcel menos que los inmigrantes con papeles y muchísimo menos que los nativos.

En Estados Unidos, uno de los países con los niveles de encarcelamiento más altos del mundo, el grupo que menos tiende a caer en prisión es precisamente el que Trump califica como un “peligro” para la seguridad pública, los indocumentados.

Según el estudio de CATO, 1.53 por ciento de la población nativa está en la cárcel, mientras que también lo está un 0.47 de los inmigrantes con papeles y 0.50 de los inmigrantes sin papeles.

“En otras palabras”, dijo Nowrasteh en una entrevista. “Los inmigrantes sin papeles son 44 por ciento menos tendientes a estar en la cárcel que los nativos. Los inmigrantes en general están menos representados en la población carcelaria –en proporción a sus números- que los nacidos aquí”.

Para el economista, la forma en que el presidente presenta a víctimas de homicidios como ejemplo de la criminalidad de los indocumentados tiende a producir conclusiones engañosas.

“Si yo solo te muestro casos de señoras mayores en Wisconsin que cometen delitos, vas a pensar, esas señoras de Wisconsin están locas”, dijo Nowrasteh. “Lo mismo pasa aquí. Si solo presentas lo peor que hace un grupo y no comparas las cifras, uno pensaría que los indocumentados son unos asesinos y delincuentes. Pero las cifras reales no apoyan esa teoría”.

Otros estudios han señalado que los inmigrantes tienden a cometer menos delitos que los nativos, pero este es el primer análisis que observa tasas de encarcelamiento y divide entre inmigrantes con papeles y sin papeles.

 

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA OPINIÓN. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.


También te puede interesar