Alejandra Barrales Magdaleno, candidata a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por la alianza “Por México al Frente”, afirma que, a pesar de que Claudia Sheinbaum Pardo, abanderada de la coalición “Juntos haremos historia”, aún sigue siendo la puntera en las encuestas para ganar la elección del 1 de julio, aún le quedan, hoy, 47 días de campaña para revertir la tendencia.

La candidata dice que el Partido de la Revolución Democrática perdió poder frente al partido Movimiento Regeneración Nacional, no por que se cometieran errores, sino porque los que hoy dirigen Morena provocaron la división de la izquierda.

De cara a la elección en donde el PRD se juega a su principal bastión frente a la fuerza política que lidera el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, Barrales Magdaleno le apuesta a la cercanía con la gente y a presentarse como “la mujer que tiene las faldas bien puestas”.

Los contrincantes de Alejandra Barrales también hablaron con SinEmbargo. En los siguientes días se irán publicando, también, textos, fotos y videos de esta serie que llamamos “Sobre Ruedas con…”

Con video y fotos de Sandra Sánchez Galdoz, SinEmbargo

Ciudad de México, 15 de mayo (SinEmbargo).– Alejandra Barrales Magdaleno, candidata de la coalición “Por México al Frente” la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, llegó apresurada casi a las seis de la tarde ataviada con un saco color camel y un pantalón negro. En el lugar ya la esperaban un grupo de vecinos de la unidad habitacional de Villas Royale en Calzada de las Brujas 199 en Tlalpan, quienes empezaron a congregarse desde las cuatro y media en una cerrada vecinal clase mediera de casas de dos plantas pintadas de verde con blanco.

Los nubarrones anunciaban que en cuestión de minutos empezaría la tormenta que pronosticaban las apps del clima en los teléfonos celulares. En el lugar la mayoría de las personas congregadas eran mujeres adultas, algunos viejos y un que otro joven que tenían en común el querer hablar de las promesas incumplidas “de la otra candidata”, Claudia Sheinbaum Pardo, quien hasta hace unos meses era la Jefa Delegacional de Tlalpan por Morena.

El desazolve, la proliferación de plazas comerciales, la inseguridad, los asaltos, los edificios desquebrajados del 19 de septiembre, las víctimas, todos temas que esperaban discutirse en cuanto Barrales Magdaleno se terminara de sentar en medio de la carpa colocada en el área común de la unidad habitacional donde ondeaban las banderas blanquiazules con el logotipo del Partido Acción Nacional (PAN).

“Le estamos abriendo las puertas de nuestra casa con cariño”, le dijo Ana María Herrera, administradora de Villas Royal.

Y luego siguió una letanía de quejas: inseguridad, balaceras, asaltos, prostitución, invasión: “45 años viviendo aquí y se sigue inundando Miramontes y Calzada del Huego”, le dijo.

Cuando le tocó el turno de hablar a la candidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD), PAN y Movimiento Ciudadano (MC), lanzó un reto sobre la elección del 1 de julio.

“Vamos a decidir qué mujer queremos conduciendo los destinos de esta ciudad. Será una mujer, pero no se trata de que llegue cualquier mujer, sino una que demuestre que trabaja; una mujer que cuando haya estado en el servicio público haya demostrado tener el tamaño de lo que implica”, dijo.

Luego vino a colación Sheinbaum Pardo, la candidata de la coalición “Juntos haremos historia” al Gobierno de la capital del país, y la puntera en las encuestas para llegar a Palacio de Gobierno en Plaza de la Constitución.

Sheinbaum estuvo presente como “esa mujer” o “la otra competidora” y en quizás, una o dos ocasiones, como “Claudia Sheinbaum”.

“Ustedes ya vieron la realidad de esa mujer que busca llegar  la Jefatura de Gobierno. Ustedes son testigos de que esa otra competidora le ha fallado a la gente”, les dijo Barrales a los vecinos, para después pasar al recordatorio del sismo del 19 de septiembre del año pasado.

“Hay otras historias más lamentables como la tragedia del 19 de septiembre, porque lo que nos está hablando es de negligencia, de una incapacidad para llevar un Gobierno […]. Esto va más allá de lo personal, es dar resultados o no”, argumentó.

Barrales Magdaleno les prometió a los vecinos de Villas Royale que lo único que no encontrarían en ella sería “decirle a la gente que no pudimos, que dejé de hacer algo porque no nos tocaba, que no tengo dinero”, y les dijo enfática: “necesitamos una mujer que tenga las faldas muy puestas”.

Luego Barrales pasó a algunas promesas de campaña, entre ellas la promoción del programa para las mujeres “jefas de familia” de una mensualidad de 2 mil 500 pesos de ayuda, sin mencionar la polémica tarjeta sin fondos “Pa’ las Jefas” que entrega desde hace una semana.

Cuando Barrales Magdaleno dejó el micrófono, llegó el momento de algunas intervenciones de los vecinos.

Una mujer de la tercera edad que se identificó como familiar de una de las víctimas del Colegio Rébsamen le aconsejó a la candidata frentista que cuando Claudia Sheinbaum le criticara el “usar a la tragedia”, la encara porque ese día “todos los padres que estábamos ahí fuimos testigos de que ella nunca se presentó”.

Otra vecina que se identificó como Rosa María le preguntó a Barrales su postura sobre el aborto y ella contestó: “toda mi vida he sido una defensora del derecho a embarazarse, usar falda. Yo, Alejandra, estoy en contra del aborto. Yo en lo personal no creo en eso. Pero otras personas tienen derecho a decidir, que haya derecho”.

En gira por la CdMx, la perredista Alejandra Barrales dijo que lo único que no encontrarían en ella sería “decirle a la gente que no pudimos, que dejé de hacer algo porque no nos tocaba, que no tengo dinero”, y les enfática afirmó: “necesitamos una mujer que tenga las faldas muy puestas”. Foto: Sandra Sánchez Galdoz, SinEmbargo

***

Al concluir la asamblea vecinal, Barrales Magdaleno dio una entrevista con SinEmbargo durante su trayecto de regreso al centro de la Ciudad de México.

Eran casi las ocho de la noche y la lluvia obligó a los vecinos de Villas Royale a correr en la búsqueda de un refugio.

La candidata, un poco resfriada, abordó su camioneta y se dispuso a contestar algunas preguntas en cuanto la puerta del vehículo se cerró. Pidió que encendieran las luces y ofreció la linterna de su celular para que hubiera más luz para la grabación, pues ya era de noche.

–La primera pregunta que te quiero hacer es, ¿qué opinas de las encuestas?, ¿cómo ves la evolución de las encuestas?, se le preguntó.

–Yo estoy muy animada, porque desde que iniciamos esta candidatura hemos estado confirmando un crecimiento sostenido. No hemos dejado de crecer en las preferencias de la ciudadanía. Yo lo dije desde el principio: no solamente vamos a ser competitivos, vamos a remontar la distancia con la que empezamos algunos meses y vamos a ganar la elección. Estoy animada y lo vengo confirmando todos los días, con el trato de la gente, la suma de los vecinos y eso nos tiene muy animados.

–Todavía hay una distancia con la puntera, con Claudia, ¿vas a modificar tu estrategia?, ¿piensas hacer algo con tu estrategia de campaña?

–Mira nosotros vamos muy bien, vamos confirmando que vamos creciendo en las preferencias de la ciudadanía, de la gente, la candidatura de Morena ha venido bajando. Nosotros estamos convencidos que en la medida que sigamos haciendo este contacto con la gente, vamos a seguir sumando preferencias y, bueno nos faltan 58 largos días todavía [47 a partir de este 15 de mayo]. Falta mucho por definir y yo estoy dedicada a trabajar directamente con la gente.

–Ahorita te vimos hablando y haciendo contacto con la gente, ¿qué es lo que más te ha gustado de esta campaña?

–Mira la campaña me está dando la oportunidad de sentir el ánimo de la gente; sus molestias, sus temores, qué es lo que les preocupa, tener muy claro lo que tenemos que hacer. Es evidente los problemas que tiene la ciudad, cuando te pones en el lugar de la gente es muy importante.

–Hablando un poco de los retos de 2018, es bien conocido que el PRD perdió algunas delegaciones frente a Morena. Me gustaría saber, ¿cuáles son los errores que consideras se cometieron para que se diera este avance de Morena?

–Yo estoy convencida que más que un asunto de errores, esto tuvo que ver con la división de la izquierda. Una división que promovieron quienes hoy están encabezando Morena y que la ciudad se está reafirmando como una ciudad de izquierda, incluso que yo diría que todavía más que en otros momentos. Lo que hace la diferencia es que empezamos a competir entre nosotros mismos. Es eso lo que explica lo que ha sucedido. Pero me parece que una muestra  muy clara de lo que estoy diciendo es lo que ha pasado en estos gobiernos de Morena que le abrieron la puerta a la delincuencia aquí en la ciudad, en Tláhuac, en Cuauhtémoc, en Tlalpan, en todas estas delegaciones donde creció la inseguridad. Está claro que no es un asunto de que la gente haya dejado de confitar en el PRD, es un asunto donde esa división de la izquierda buscando espacios políticos, de representación, trajo como consecuencia ese reparto de espacios y esta búsqueda por tener las preferencias de la ciudadanía. Yo estoy convencida de que la gente conoce quién es quién en este momento y yo estoy animada en ese sentido, porque tengo muchos años trabajando en esta ciudad, porque la gente conoce nuestra trayectoria y estoy convencida que eso es lo que nos va a dar la gran posibilidad de volver a tener la confianza de la gente para ganar esta elección.

–¿Cuál es tu principal propuesta para conservar este bastión para el PRD? Su gran bastión desde hace 21 años…

–Son muchos los temas que hay que atender; sin duda uno que es prioridad tiene que ver con la seguridad. Ganarle la batalla a la delincuencia es lo más importante, porque de ahí se detona todo lo demás: la gente regresa a la calle, invierte, trabaja, hay muchas cuestiones que a partir de la seguridad se van fortaleciendo. El reto más importante y mi compromiso es hacer que la Ciudad de México vuelva a ser la ciudad más segura del todo el país.

–El tema de los sindicatos. Este reportaje que sacó Univisión donde revela que varios sindicalizados están diciendo que han sido amenazados con despedirlos para ir a los mítines de Alejandra Barrales y de Ricardo Anaya. A nosotros, a SinEmbargo, nos lo dijeron los bomberos. ¿Qué sabes sobre este tema?

–Yo vengo de la lucha sindical  y siempre he luchado por democratizar  a los sindicatos, contra el corporativismo, así lo hice desde hace más de 25 años y fueron batallas fuertes. Soy una convencida de que hay que respetar la autonomía de los trabajadores y la organización de los sindicatos. Ese trabajo que yo he hecho durante muchos años, a mí me da el apoyo de muchos trabajadores. Acabo de regresar hace tres días al que fuera mi sindicato, fue algo muy emotivo; hubo un apoyo de quienes fueron mis compañeros y he construido muchas relaciones sindicales. No sólo me apoya el sindicato del Gobierno de la ciudad, me apoyan muchos sindicatos porque es mi origen, de ahí vengo y eso tiene muy enojados a muchos. Hace que mis competidores estén molestos, pero yo estoy convencida de que en esta ciudad es muy difícil que se pretenda obligar a algunos trabajadores, aunque sea sindicalizados o como estén organizados, a apoyar a algún candidato. Me parece que eso está fuera de toda duda. Lo cierto es que sí hay un apoyo real, no de un sindicato, sino de muchos sindicatos.

–Estos testimonios de los sindicalizados, ¿consideras que son montados?, ¿o cómo?

–Algunos seguramente lo han sido, pero lo otro que también conozco son trabajadores que están vinculados políticamente con la otra fuerza; eso es claro. Me parece que es legítimo que cada quien decida con quién militar y coincidir, pero hay que decir las cosas como son. Se manifiesta en contra porque tienen políticamente otro interés. Es lo que yo conozco de origen.

–Ahora, la polémica tarjeta Alejandra, esa tarjeta que anunciaste hace unos días para las jefas de familia y los estudiantes; tus detractores políticos dicen que no es ético, que es ilegal; hay algunos expertos que dicen que no es ilegal, porque no está prohibido en la legislación, pero ven que es antiético. ¿Qué opinas de este tema?

–Lo primero que diría, porque siempre soy cuidadosa y esa es mi prioridad, es que es algo que está dentro de lo que marca la Ley. Yo soy respetuosa de las leyes, no hay nada de ilegal, de inmoral ni mucho menos. Y lo otro, lo que tiene que ver con la promoción, pues insisto son descalificaciones que no tienen argumentos, que los tiene muy preocupados porque estamos trabajando con la gente y es un programa, una iniciativa que tiene dos momentos: un primer momento abiertamente sí es de promoción, estoy en campaña, busco votos, sí es evidente que sí es de promoción, pero la siguiente etapa es el materializar ese programa que busca apoyar a las familias, a las mujeres para que ese apoyo les permita sacar adelante a los hijos. Mucho de lo que hoy está pasado en la ciudad tiene qué ver con esta descomposición social, con ese abandono de los hijos, con ese dejarlos fuera de la escuela, eso es lo que buscamos: guarderías, escuelas para padres y un apoyo económico para todas estas familias.

–La critican porque dicen que es algo que se parece a lo que ha hecho el PRI en el Estado de México; por ejemplo, con la tarjeta de Eruviel La Efectiva, con la Tarjeta Rosa de Alfredo del Mazo Maza, incluso la izquierda con Alejandro Encinas Rodríguez, quien también puso una tarjeta en 2011. ¿Qué dices a esto? Se dice que se parece a las prácticas priistas que combatió el PRD.

–La primera vez que apareció una tarjeta de ese tipo en este país fue a partir del PRD y lo digo porque lo conozco, porque tengo muchos años militando en esto. Esa tarjeta fue en Guerrero, se llamó La Cumplidora y buscó esos contactos con la ciudadanía. Llegó el Gobernador y entiendo que empezó a materializar varios de esos apoyos. Un segundo momento fue en el Estado de México con Alejandro Encinas, otra vez con el PRD.

–Y La Cumplidora también se llamó…

–Era también el nombre de La Cumplidora. Después vino esta tarjeta que conocimos en el Estado de México con el PRI, pero me refiero que no es un tema nuevo ni una ocurrencia, no es ningún acto improvisado: es un planteamiento que es cierto que prueba que después de una campaña se convierte en una acción de Gobierno. No estamos engañando a nadie, es parte de algo que vamos hacer y cumplir con un objetivo de promoción cuando lo haces en campaña. Es legal, absolutamente permitido, hay varias cosas: una propuesta, una candidatura y la gente decide qué hace y qué no con esa promoción, si la toma o no la toma.

–¿La gente no se confunde?, ¿si tendrá dinero o no tendrá dinero?, ¿y más la gente de más escasos recursos?

–Yo estoy convencida que no. No fue el caso en otros lugares, pero sobre todo sí hay un lugar donde eso no puede pasar es en la Ciudad de México. Tú sabes que esta ciudad es la ciudad que tiene mayor grado de escolaridad, de politización, de participación, de contacto con las redes; los jóvenes más participativos, más reclamantes están en esta ciudad, entonces yo no veo ningún riesgo para que eso suceda. Respeto mucho la inteligencia de los capitalinos, los conozco y sé que es muy difícil que alguien piense que se puede engañar a la gente de esta capital.

–Ahora, hablando de un tema muy importante para las mujeres: los feminicidios, los secuestros, como mujer, ¿cuál es tu propuesta para frenar principalmente los secuestros de niñas?

–Yo soy luchadora de hace muchos años a favor de los derechos de las mujeres. El principal derecho de las mujeres es a la vida, a la integridad de nuestra persona, de nuestras personas, de nuestros patrimonios, y algo muy importante el derecho a vivir sin violencia. Hace años que soy autora de leyes que castigan a los golpeadores de mujeres, que castigan la violencia contra las mujeres. Lo digo porque es muy importante que la gente sepa que nuestro interés por las mujeres no sirve si nace a partir de una candidatura. Yo insisto:  tengo muchos años probando esa convicción, por eso estoy convencida de que a mi llegada a la Jefatura de Gobierno quienes más van a tener beneficios serán las mujeres y no hablo sólo de esta parte económica; hablo del derecho a vivir sin violencia.