El líder en las encuestas rumbo al 1 de julio fue el gran ausente por un “conflicto de agenda”, según explicó Luis Robles Miaja, presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer al inicio de la Reunión Nacional de Consejeros Regionales 2018.

Ciudad de México, 15 de mayo (EFE).-Dejando de lado el papel de la banca en México, los candidatos presidenciales reiteraron hoy en la reunión de consejeros del BBVA Bancomer sus recetas, ya conocidas, contra la violencia y la corrupción, y aprovecharon para criticar al izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El líder en las encuestas rumbo al 1 de julio fue el gran ausente por un “conflicto de agenda”, según explicó Luis Robles Miaja, presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer al inicio de la Reunión Nacional de Consejeros Regionales 2018.

Quizás por ello, y ante un escenario poco favorable al abanderado de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), le llovieron críticas.

“Sin inversión, no hay empleo, y quienes terminan pagando los platos rotos son los ciudadanos”, dijo Ricardo Anaya, segundo en los sondeo, al defender a los empresarios, que en las últimas semanas entraron en disputa con LópezObrador, quien acusó a un grupo de ellos de ser una “minoría rapaz”.

En varias ocasiones, el candidato del Partido Acción Nacional (PAN) apuntó contra López Obrador, denunciando propuestas como la polémica de amnistiar a criminales.

Una vez más, Anaya hizo gala de su numeralia con una presentación digital (ya usada en otras ocasiones), y advirtió que la violencia y la inseguridad han alcanzado “niveles verdaderamente alarmantes”, y que México es el país con más sobornos de América Latina.

Se pronunció por controlar la corrupción y reformar la Constitución para poder juzgar al Presidente.

Se mostró confiado en ganar la contienda, pues consideró que se encuentra en tendencia ascendente y ganando en el voto útil. Incluso tendió la mano a Margarita Zavala, la aspirante independiente salida del PAN. “Me encantaría que pudiéramos hacer equipo en este momento o en otro”, dijo.

El candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, también dedicó buena parte de su intervención a definir su proyecto, una alternativa a López Obrador. “No a la amnistía, sí al código penal único, al fortalecimiento de las policías y a evitar que entren armas y dinero”, apuntó el favorito de la banca.

Excanciller y exsecretario de Hacienda, advirtió que una victoria del izquierdista supondrá un “ataque” a instituciones sólidas como el Banco de México o el Instituto Nacional Electoral (INE).

Marcado por la impopularidad del PRI, afirmó que todavía puede dar un vuelco a los sondeos y aseveró: “El Presidente no está en la boleta, en la boleta estoy yo, convencido de una ruta y con una agenda”.

El independiente Jaime Rodríguez Calderón, conocido como “el Bronco”, recordó que los “empresarios mueven a México” y buscó ganarse a los consejeros del BBVA afirmando que, de ser Presidente, el próximo ministro de Hacienda será un empresario que “sienta y sepa que pagar impuestos es un tormento”.

Anunció un mayor gasto en el tema de seguridad, una grave lacra en México con 25 mil 339 asesinatos en 2017.

No se alejó de la polémica y reiteró su propuesta de cortar manos a ladrones y corruptos. Dijo incluso que esta semana presentará formalmente la iniciativa.

La otra independiente, Margarita Zavala, defendió la “libertad en lo económico” y el “respeto a las ganancias lícitas”.

La esposa del ex Presidente Felipe Calderón (2006-2012) también pidió libertad en política y de expresión, y lanzó varios dardos contra López Obrador al denostar propuestas como la amnistía. “Hay que enfrentar a los criminales, por respeto a la ley, a las víctimas y al Estado de derecho”, apuntó.

Zavala propuso reforzar la seguridad y atacar “el muro” de la corrupción, y advirtió que estas dos problemáticas son las que llevan al votante a elegir “por coraje o por venganza”, dijo en referencia al izquierdista.

Finalmente, cuestionada sobre si su escisión del PAN beneficiará a López Obrador, consideró necesario dar “una alternativa” a los ciudadanos.