Vicenzo Cimmino, Raffaele Russo y Antonio Russo desaparecieron en Tecalitlán, Jalisco, y aún no se sabe exactamente qué les pasó. Sus familiares exigen, desde Italia, respuestas por parte de las autoridades mexicanas. 

Ciudad de México, 15 de mayo (SinEmbargo).- El caso de los tres italianos desaparecidos en Jalisco está completamente detenido, la falta de resultados muestra el nivel de corrupción de las autoridades mexicanas, asegura Francesco Russo, familiar de una de las víctimas.

“La investigación está totalmente parada, las autoridades mexicanas nunca nos han dado un resultado. Pasaron ya más de 100 días y no hay resultados. Aunque los cuatro policías detenidos confesaron haber entregado a los tres italianos a un grupo criminal local, tenemos el nombre de la persona a la que le entregaron a los tres italianos, y ese sujeto, el que compró mi familiar, tampoco está investigado (sic)”, indicó hoy a SinEmbargo, después de protestar con una huelga de hambre en Roma, Italia.

El presunto criminal que pagó por su familiar es un tal “don Ángel”, de acuerdo con la información compartida a este diario digital.

“Hoy tuvimos una manifestación en Roma, una huelga de hambre por los tres italiano desaparecidos en México. Inmediatamente los dos secretarios del presidente del parlamento italiano nos escucharon y nos garantizaron una cita para esta semana con el presidente del parlamento Roberto Fico, para que escuchen nuestra exigencia para encontrar a nuestros familiares en México”, profundizó Russo.

En la manifestación participaron todos los familiares de los tres italianos.

Posted by Salvatore Vezzoso on Tuesday, May 15, 2018

En febrero, la Fiscalía General del Estado de Jalisco detuvo a cuatro policías acusados de ser los presuntos responsables de la desaparición de tres ciudadanos italianos en Tecalitlán, Jalisco.

En conferencia de prensa, el titular de la dependencia, Raúl Sánchez Jiménez, informó que los cuatro detenidos son policías activos de Tecalitlán. Añadió que, aparentemente, los oficiales habrían entregado a los tres ciudadanos italianos a un grupo del crimen organizado.

Sin embargo, Sánchez Jiménez no especificó el nombre del grupo al que los italianos habrían sido proporcionados, ni si Vicenzo Cimmino, Raffaele Russo y Antonio Russo aún se encuentraban con vida.

El Fiscal informó que los policías detenidos son Emilio “N”, Salomón “N”, Fernando “N” y Lidia Guadalupe “N”, quienes podrían alcanzar una pena de entre 40 y 60 años de cárcel por el delito de desaparición forzada.

Vicenzo Cimmino, Raffaele Russo y Antonio Russo desaparecieron el 31 de enero luego de ser detenidos por policías de Tecalitlán, Jalisco.

Raffaele estaba de paso por el municipio jalisciense cuando dejó de contestar su teléfono celular. Preocupados, su hijo Antonio y su sobrino Vincenzo salieron en busca del también vendedor de generadores eléctricos.

Los jóvenes preguntaron a los pobladores de Tecalitlán si habían visto a Raffaele sin obtener respuesta. Luego de detenerse en una gasolinera, dos policías los guiaron hasta un lugar incierto, mientras eran seguidos por una camioneta y dos motocicletas. Desde ese momento, sus familiares perdieron contacto con los italianos.