Jerusalén, 15 jun (EFE).- Israel ha llamado al Gobierno libanés a resolver todas las disputas pendientes entre los dos Estados a través de la negociación y bajo muto respeto, informa hoy un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí.

“Israel espera que la formación del nuevo Gobierno en Líbano traiga una mayor estabilidad y mantenimiento de la ley y el orden en Líbano y a lo largo de sus fronteras”, reza el documento.

La nota añade que Israel espera que el Ejecutivo libanés cumpla todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, especialmente la 1701 que puso fin a la guerra entre Israel y el grupo chií Hizbulá librada en el verano de 2006, que causó 1.200 muertos del lado libanés, en su mayoría civiles, y 164 del israelí, la mayor parte de ellos militares.

Dicha resolución prohíbe a Hizbulá desplegar armas al sur del río Litani y establece que la Fuerza Interina de las Naciones Unidas para el Líbano (FINUL) se encargue de supervisar el embargo y apoye al Ejército libanés en el desarme de toda la región al sur de ese accidente geográfico.

“Israel llama al gobierno de Líbano a resolver todas los asuntos pendientes entre los dos Estados a través de negociaciones conducidas en (un ambiente de) respeto muto”, concluye el comunicado.

Israel se retiró del sur del territorio libanés en mayo de 2000, tras dieciocho años de ocupación ininterrumpida.

Uno de los principales escollos entre los dos países son las conocidas como granjas de Cheba, un pequeño territorio controlado por el Estado judío.

La ocupación de Israel de las granjas es uno de los argumentos utilizados en el Líbano por la milicia chií Hizbulá para continuar con su beligerancia y refutar así la exigencia de su desarme contenida en la resolución 1559 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tanto Israel como la ONU no reconocen a Cheba como territorio libanés, sino como parte de la meseta siria del Golán, ocupada por el Estado judío en la Guerra de los Seis Días de 1967.