México 15 Jun (Notimex).-En entrevista, Elsa Margarita Arrieta Maturino, integrante de la Sociedad Mexicana de Cardiología, indicó además que los medicamentos para evitar frecuentes eventos de este tipo no funcionan en 40 por ciento de los pacientes prescritos.

Por ello, informó que los especialistas en este tema recomiendan personalizar los tratamientos para evitar que casi la mitad de los enfermos sufran un evento cardiaco fatal.

‘De acuerdo con datos del IMSS mueren al año alrededor de 40 mil mexicanos como consecuencia de infartos causados por el Síndrome Isquémico Coronario Agudo’, explicó al informar que lo anterior se expuso en un encuentro sobre el SICA 2011, al que acudieron más de 200 especialistas en cardiología.

La especialista alertó que en el país existen unas 15 millones de personas con altos niveles de colesterol en el sistema circulatorio, lo que representa uno de los principales riesgos para el desarrollo de este síndrome.

La cardióloga explicó que debido a ello se planteó que es indispensable recurrir a nuevas terapias personalizadas que ofrezcan a estas personas con enfermedades cardiacas una verdadera esperanza de vida.

Arrieta Maturino indicó que estos fármacos con el que la mayoría de los médicos mexicanos tratan los infartos recurrentes, ocasionados por el SICA, tienen una antiguedad en el mercado superior a los 10 años.

‘Nos estamos refiriendo a los llamados antiagregantes plaquetarios que normalmente se usan en el país, los cuales, además de pertenecer a una década pasada, no presentan funcionalidad en el total de los pacientes afectados’, abundó.

La especialista, quien es gerente de Investigación Clínica en Cardiología de Eli Lilly México, organizador de este encuentro, dijo que es necesario voltear hacia nuevos tratamientos que ofrezcan más beneficios terapéuticos y, sobre todo, tengan funcionalidad.

Recordó que hasta 2010 sólo existía una opción terapéutica para esta función, la cual, según estudios científicos, no tiene resultados positivos en casi 40 por ciento de los pacientes, debido a variaciones en el metabolismo humano.

Agregó que en el país existe un nuevo antiagregante plaquetario, que reduce hasta en 24 el riesgo de infartos en pacientes afectados por el SICA.