Yayladagi (Turquía), 15 jun (EFE).- El Gobierno turco subrayó hoy que no cerrará sus puertas a la llegada de refugiados sirios, sean el número que sean, al mismo tiempo que un representante del gobierno de Damasco aseguró que los desplazados volverán a su país más pronto que tarde.

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, visitó hoy los campamentos de refugiados instalados en la fronteriza provincia de Hatay y negó los rumores de que Turquía no está dispuesta a aceptar más de 10.000 refugiados sirios.

“Nuestro primer ministro dijo claramente que el futuro y el destino del pueblo sirio es común al nuestro. Por tanto, nos resulta impensable cerrar nuestras puertas a los sirios”, dijo.

El jefe de la diplomacia turca informó hoy que el número de refugiados sirios en suelo turco es actualmente de 8.482, ligeramente menor que el del martes, lo que se podría deber a que algunos han regresado a su país o han salido de los campamentos.

La delegación del gobierno turco en Hatay informó hoy de que unos 250 sirios han regresado a su país y que el número de llegadas se ha reducido en los últimos días.

Con todo, Davutoglu añadió que si se incrementa considerablemente el número de sirios que se refugian en Turquía, el conflicto en Siria se convertirá en un problema regional e internacional, algo que Ankara desea evitar, por lo que recomendó a Damasco que realice reformas con urgencia.

Antes de llegar a Hatay, Davutoglu dijo que Siria es “un amigo importante” y que los problemas del país árabe “no son una simple cuestión de asuntos exteriores” para Turquía.

Hasan Turkmani, enviado especial del presidente sirio Bashar El Asad, se reunió hoy en Ankara con el jefe de los servicios de inteligencia turcos, Hakan Fidan, y con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

“Los sirios en Turquía son invitados de corta duración”, afirmó.

La agencia de noticias turca Anadolu informó desde la asediada ciudad de Yisr al Shugur de que el gobierno sirio está invitando a los refugiados a regresar a sus hogares.

“No impediremos el regreso de aquellos que quieran volver. Les aseguramos que su seguridad será respetada”, dijo un oficial militar sirio citado por Anadolu.

También representantes de la Alta Comisión de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) visitaron hoy a los refugiados y la cadena NTV informó de que la embajadora de buena voluntad de ACNUR Angelina Jolie visitará Hatay en los próximos días.

Un sirio que lleva años viviendo en Turquía y ahora ayuda a escapar a sus compatriotas explicó a Efe que hay unos 1.000 sirios al otro lado de la frontera que esperan entrar en Turquía.

“Tres de ellos son oficiales del ejército. Hablarán con los medios en cuanto crucen a Turquía”, explicó.

Este sirio, que prefirió mantener su anonimato, aseguró que los 120 soldados muertos en Yisr al Shugur eran soldados que se negaron a atacar a los civiles y que fueron asesinados con disparos desde helicópteros.

Además, relató cómo ha tenido que ayudar a transportar a 70 sirios heridos a los hospitales de Hatay, la mayoría de los cuales tenían heridas de bala en la parte superior de sus cuerpos al ser alcanzados por los francotiradores durante las manifestaciones contra el régimen.

“Obviamente los francotiradores disparan a matar. Tres de los que llevé al hospital murieron allí. Una era una mujer de 90 años. ocho de ellos se han quedado paralíticos. Tres han perdido un ojo.

Según las autoridades turcas, actualmente hay 73 sirios en los hospitales de Hatay, 60 de los cuales son heridos y los otros 13 acompañantes.

Finalmente hoy, el Gobierno turco anunció la creación de un centro de prensa en la localidad de Yayladagi ante las críticas por su política de restricciones informativas sobre los refugiados.