Bruselas, 15 jun (EFE).- Las condiciones de los inmigrantes y refugiados que acceden a la Unión Europea (UE) a través de las fronteras de Grecia y permanecen retenidos en ese país son “alarmantes”, denunció hoy el director de la Agencia Europea de Derechos Humanos, Morten Kjaerum.

Con motivo de la publicación en Bruselas del informe 2010 de esa agencia, el director de la misma indicó que la situación de los derechos humanos de esas personas no ha mejorado en ese país en los últimos años.

Los factores que han hecho que la situación degenere en una crisis humanitaria son el flujo de inmigrantes, la política griega de internar a todos los interceptados, la falta de coordinación entre los ministerios competentes y de recursos, según el director de la agencia.

“La extraordinaria presión sobre el sistema de asilo griego revela la debilidad del derecho europeo en una situación de gran presión”, añade el texto, que recuerda que Grecia es la puerta de entrada a la UE del 90 % de los inmigrantes irregulares.

Las dificultades a la hora de facilitar las condiciones adecuadas de recepción ocurren cuando los sistemas de asilo de un Estado miembro no están preparados para gestionar un número alto de demandantes, como es el caso de Grecia, Bélgica e Italia, según el texto.

Aparte de la inmigración y el asilo, el documento pasa revista a la situación en otros ámbitos, que incluyen la integración de los gitanos, las condiciones de las personas con discapacidad o la protección de los datos personales.

Aunque los gitanos siguen siendo objeto de discriminación, uno de los mayores progresos en el último año se ha producido en ese ámbito, ya que la población romaní ha pasado a estar “en corazón de la agencia europea” gracias a la aprobación de varias iniciativas, como una estrategia europea común, indicó Kjaerum.

En otros ámbitos todavía hay grandes diferencias entre los Estados miembros, como por ejemplo en ámbito sobre el trato a las personas con discapacidad, según el informe.

España es uno de los países donde se han producido más progresos en los últimos años para favorecer la integración de ese colectivo.

El documento valora la estrategia global de empleo para personas con discapacidad, aplicada en España entre 2009 y 2010 y gracias a la cual la ocupación entre ese colectivo aumentó un 18,37 % entre enero y junio del pasado año.

Por otra parte, recuerda que en la UE sigue existiendo un amplio debate sobre la compatibilidad entre la retención de datos personales y el respeto de los derechos fundamentales e indica que en Austria, Bélgica, Bulgaria y Alemania se han llevado a cabo campañas en contra de la directiva sobre retención de datos.