Estrasburgo (Francia), 15 jun (EFE).- La representante permanente de México ante el Consejo de Europa, Lydia Madero, aseguró hoy que la “primavera árabe” es “un movimiento mundial que también tiene repercusión en Latinoamérica”, en referencia a los norteafricanos que pasan por América Latina rumbo a Estados Unidos.

“México es el camino para la emigración a EEUU” explicó Madero a Efe, tras participar en un coloquio del Consejo de Europa y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) sobre los tribunales regionales de derechos humanos (DDHH) y sobre personas desplazadas.

La diplomática mexicana indicó que el desplazamiento de refugiados por los movimientos populares que se han desarrollado en los últimos meses en Túnez, Egipto, Libia y Siria afecta ante todo a Europa, pero también a otras regiones, como América Latina.

Madero también se refirió a otro movimiento migratorio, el de los ciudadanos de países de América Central y del Sur, que entran en México para dirigirse a EEUU.

Así, México es receptor y origen de inmigrantes, por lo que tiene la necesidad de proteger los derechos de los primeros y también de los mexicanos que emigran al país vecino del norte, añadió.

Como único país latinoamericano con el estatus de país observador en el Consejo de Europa, México ha promovido la celebración del citado coloquio -que concluye mañana- con jueces y expertos del Tribunal Europeo de DDHH, la Corte Interamericana de DDHH y la Comisión Africana de DDHH.

Madero recordó que la relatora de la ONU para la independencia de jueces y abogados, Gabriela Knaul, afirmó recientemente tras su visita a México que el país “está a la vanguardia en el respeto a los compromisos internacionales adquiridos”.

Por otro lado, durante el debate el primer vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el también mexicano José de Jesús Orozco, cifró en 4 millones el número de refugiados y desplazados en América Latina, sobre todo en Colombia, México y Perú.

Además, Orozco elogió la Declaración de Cartagena de 1984, que ha permitido la protección de los derechos de los refugiados en Centroamérica, México y Panamá.

El alto comisionado adjunto de la ONU para los refugiados, Alexander Aleinikoff, apostó en su discurso por “el establecimiento de una base para la protección mundial de los refugiados” con los mecanismos que ofrecen los tribunales regionales de DDHH.

Según ACNUR, a finales de 2009 había 43,3 millones de desplazados en todo el mundo, de los cuales 15,2 millones eran refugiados. Más de 10 millones de desplazados están bajo la protección de la Agencia de la ONU.

Pakistán, Irán y Siria son los países que acogen al mayor número de refugiados con 1,7, 1,1 y 1,05 millones de personas, respectivamente.