Washington, 15 jun (EFE).- La senadora estadounidense del Partido Demócrata Dianne Feinstein propuso hoy endurecer la ley para combatir la construcción de los narcotúneles por los que trasiegan clandestinamente dinero, armas, drogas y personas entre México y Estados Unidos.

Feinstein anunció que presentará mañana una propuesta para reforzar la ley de Prevención de Túneles en la Frontera que introdujo en 2006, que criminaliza la construcción, la financiación o el uso de los subterráneos ilegales hacia Estados Unidos.

La legisladora hizo su propuesta en una audiencia del comité del Senado del control internacional de narcóticos dedicada a los túneles, una práctica cada vez más extendida entre las organizaciones criminales trasnacionales para burlar la seguridad fronteriza estadounidense.

Con esta ampliación de la normativa, la senadora busca que la construcción, uso o financiación de un túnel sea un delito de “conspiración” y que se faciliten las herramientas a los fiscales para que puedan autorizar escuchas e incautar bienes en los túneles.

El director ejecutivo adjunto del departamento de investigaciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), James Dinkens, señaló que las organizaciones criminales continúan buscando formas “creativas” para delinquir y la actividad de los túneles ha ido en aumento desde que se descubrió el primero en 1990.

Desde entonces, se han registrado 154, todos menos uno situados en la frontera suroeste y cada vez “más sofisticados”, como el encontrado el 25 de noviembre en San Diego (California) con una profundidad de 27 metros, al que se accedía por la puerta de una cocina en Tijuana (México) y tenía electricidad, ventilación y un sistema de raíles para ayudar a los contrabandistas.

“La considerable sofisticación, así como el largo tiempo y el trabajo invertido en estos túneles, muestran que los traficantes consideran los túneles como una inversión que merece la pena el riesgo”, señaló.

Para tener éxito en la lucha contra este método de contrabando Dinkens indicó que es necesario más investigación para saber cómo se planean, financian y construyen esos túneles, así como para detectarlos.

Uno de los principales objetivos del ICE es detener los túneles antes de que estén operativos, de hecho, la mitad de los qye han sido descubiertos todavía no habían empezado a funcionar, indicó.

Dinkens señaló que la cooperación con México “ha ido en aumento en los últimos años” y se ha creado un equipo de trabajo conjunto que estará centrado en la detección de túneles en la zona de Tijuana, con perspectivas de expandir su área de acción.

La Fiscal del Distrito de California, Laura Duffy, señaló que están trabajando de manera “muy cooperativa” con sus pares mexicanos y destacó que más de la mitad de los túneles más sofisticados han sido detectados en California.

“Aunque es un reto real en el distrito sureste hemos tenido mucho éxito”, señaló.

Por su parte, Tim Durst, agente especial adjunto de la oficina de San Diego del ICE coincidió en que todas las agencias han notado que la “sofisticación” de estos túneles “sigue creciendo”, lo que a su juicio indica que “los cárteles de la droga sienten que la recompensa de acabar un túnel es mucho mayor que el riesgo y el tiempo que toma construirlos”. EFE