Sídney (Australia), 16 jun (EFE).- Miles de pasajeros se quedaron atrapados hoy en aeropuertos de Nueva Zelanda por la nube de ceniza del volcán chileno Puyehue-Cordón Caulle, aunque los vuelos empiezan a normalizarse en la vecina Australia.

La aerolínea Air New Zealand canceló todos sus vuelos en las ciudades de Christchurch, Dunedin y Invercargill en la Isla Sur, mientras todos los servicios internacionales han sido retrasados, informó la cadena de televisión TVNZ.

Se trata de la primera jornada de cancelaciones de la compañía, cuyos aviones estaban volando por debajo o alrededor de la nube de ceniza desde su aparición en el espacio aéreo de Oceanía el domingo pasado.

El responsable de operaciones y seguridad de Air New Zealand, David Morgan, manifestó que “se han cancelado varios servicios hoy por la mañana debido a la nube ha descendido” y ya no es seguro volar a menor altura.

Según los meteorólogos neozelandeses, la ceniza se encuentra ahora a una altura de 10.000 pies (más de 3 kilómetros) y cubre parte de la costa este de la Isla Sur.

Las aerolíneas Qantas y su subsidiaria Jetstar, así como Pacific Blue, mantienen la suspensión de los vuelos entre Australia y Nueva Zelanda.

Virgin y Qantas anunciaron que reanudarán hoy sus servicios a lo largo de la jornada en Australia.

Sin embargo un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Buenos Aires vía Auckland y dos servicios de la compañía Lan a la capital argentina y Santiago de Chile vía Sídney fueron cancelados.

El complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, a más de 9.000 kilómetros de Nueva Zelanda, entró en erupción el 4 de junio y creó una nube de ceniza que atravesó Argentina, Brasil y Sudáfrica antes de llegar a Australia y Nueva Zelanda. EFE