Policías municipales y estatales de Quintana Roo ingresaron esta madrugada a los terrenos ubicados en el Malecón Tajamar para reanudar la construcción de unos desarrollos inmobiliarios promovidos por el Fonatur. Ciudadanos denuncian que en la zona hay especies en peligro de extinción incluidas en la norma oficial mexicana NOM-059.

Con permisos otorgados mediante información falsa, trabajadores de una empresa propietaria de un predio dentro del Malecón Tajamar, devastaron más de 100 metros de los humedales, aunque estos están protegidos por varios amparos interpuestos por organizaciones ciudadanas y grupos ambientalistas. Foto: Cuartoscuro

Con permisos otorgados mediante información falsa, trabajadores de una empresa propietaria de un predio dentro del Malecón Tajamar, devastaron más de 100 metros de los humedales. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo).– La madrugada de este sábado un convoy de trabajadores, camiones de volteo y traspaso ingresaron al Malecón Tajamar en Cancún para devastar el manglar y preparar la construcción de desarrollos inmobiliarios, promovidos por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

En agosto pasado, luego de que cuatro mil ciudadanos presentaron una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por el ecocidio que se desarrollaba en el Malecón de Tajamar, los trabajos fueron suspendidos de manera provisional.

En agosto de 2015, la Profepa acudió a cuatro lotes en Malecòn Tajamar que estaban devastados, para colocar los sellos de suspensión. Foto: Cuartoscuro

En agosto de 2015, la Profepa acudió a cuatro lotes en Malecòn Tajamar que estaban devastados, para colocar los sellos de suspensión. Foto: Cuartoscuro

La dependencia federal acudió al lugar donde se habían devastado cuatro lotes y colocó los sellos de suspensión. La Profepa clausuró la obra debido al incumplimiento de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Los ciudadanos denuncian que en la zona hay especies en peligro de extinción incluidas en la norma oficial mexicana NOM-059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entre ellas la rana leopardo, la iguana rayada, el cocodrilo Moreletti y diversas aves.

Los ecologistas advirtieron que desmontar y rellenar el manglar traerá graves consecuencias para la ciudad porque no sólo se esta destruyendo el hábitat de numerosas especies de animales y plantas, sino que se está dejando a Cancún indefensa ante los huracanes e inundaciones. Foto: Cuartoscuro

Los ecologistas advirtieron que desmontar y rellenar el manglar traerá graves consecuencias para la ciudad porque no sólo se esta destruyendo el hábitat de numerosas especies de animales y plantas, sino que se está dejando a Cancún indefensa ante los huracanes e inundaciones. Foto: Cuartoscuro

La semana pasada se dio a conocer que después de cinco meses de parálisis, a finales de enero el proyecto Malecón Tajamar podría reactivarse e iniciarse parte de los desarrollos turísticos que están programados para esa zona.

El diario Por Esto! de Quintana Roo adelantó que el departamento jurídico del Fonatur ya habría “destrabado” las acciones legales que se iniciaron contra el proyecto.

La Profepa había determinado que la empresa conformada por el consorcio italiano Bi&Di y el grupo Ultramar tendría que seguir bajo limitaciones por el daño ambiental ocasionado el 12 de agosto del año pasado, cuando se dio la clausura y suspensión temporal de todo el proyecto de Malecón Tajamar.

Hasta ayer, la Profepa mantenía una suspensión de cualquier tipo de obra en la zona.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental, cuyos expertos en cuestiones jurídicas y ecológicas han armado una sólida demanda legal para tratar de lograr la suspensión total y definitiva de las obras, habían detenido la realización de la obra.

Esta madrugada, con vigilancia de decenas de granaderos del gobierno municipal y de la Policía Estatal, maquinaria pesada y volquetes ingresaron a los terrenos del Malecón Tajamar y empezaron a desmontar y rellenar el manglar para preparar la construcción de los polémicos desarrollos inmobiliarios auspiciados por el Fonatur. Foto: Cuartoscuro

Esta madrugada, con vigilancia de decenas de granaderos del gobierno municipal y de la Policía Estatal, maquinaria pesada y volquetes ingresaron a los terrenos del Malecón Tajamar y empezaron a desmontar y rellenar el manglar para preparar la construcción de los polémicos desarrollos inmobiliarios auspiciados por el Fonatur. Foto: Cuartoscuro

EN LA MADRUGADA Y CON POLICÍAS INGRESAN AL MALECÓN

Ciudadanos denunciaron en redes sociales que alrededor de las tres de la mañana, con protección de decenas de granaderos del gobierno municipal de Benito Juárez Cancún y de la policía de Quintana Roo, maquinaria pesada y volquetes ingresaron a los terrenos del Malecón de Tajamar para preparar la construcción de los desarrollos inmobiliarios.

La página de la red social Facebook, Salvemos Manglar Tajamar reportó:

“¡URGENTE! Esto es lo que esta sucediendo desde las 3 am en Malecón Tajamar. Unete para hacer presencia pacífica desde este momento en la entrada principal de Malecón Tajamar frente al hotel Fiesta Inn.

“Desafortunadamente ya devastaron todo el manglar que esta pegado a El Table. Esta foto fue tomada hoy y es uno de los lotes que cuenta con una suspensión temporal de la PROFEPA”.

También se convocó a una manifestación pacífica para mostrar su inconformidad y pedirle a las autoridades que detengan el desmonte ilegal de Malecón Tajamar.

De acuerdo con el diario local Noticaribe, las luminarias del Malecón Tajamar fueron apagadas y en la oscuridad se empezaron a colocar vallas y se desplegó una fuerte presencia policiaca en la zona, se calcula que el lugar fue resguardado por alrededor de 130 granaderos.

El pasado 4 de enero, con permisos otorgados mediante información falsa, se registró un primer intento por terminar de devastar el manglar, ese día ingresaron al lugar trabajadores de una empresa propietaria de un predio dentro del Malecón Tajamar y desmontaron más de 100 metros de los humedales.

CIUDADANOS CANSADOS DE LA DEVASTACIÓN

Una nota publicada en agosto pasado en el diario Por Esto!, destacó que la insólita reacción de los cancunenses ante la destrucción de manglares en el llamado Malecón Tajamar es algo que amerita atención especial. No es frecuente que, ante un caso de afectación al medio ambiente, la comunidad se movilice tan rápida, decidida y enérgicamente.

Esta amplia y casi instantánea respuesta ciudadana ocurrió pese a que la gran mayoría de los medios de comunicación, controlados por el gobierno estatal, intentaron minimizar o tergiversar el asunto, desorientar a la opinión pública, o francamente tendieron un manto de silencio sobre él.

Lo que esto indica, refiere el diario, es que los habitantes de Cancún han llegado a un punto de hartazgo ante la sistemática destrucción de sus recursos naturales y el consiguiente deterioro de su calidad de vida.

“A lo largo de décadas han visto casi impotentes cómo se destruyen la selva, las playas, las dunas costeras y los humedales, con la tolerancia, indiferencia o franca complicidad de las autoridades de los diferentes niveles de gobierno y cómo lo que pudo haber sido una ciudad modelo por sus áreas verdes terminó convertido en una gran plancha de asfalto y concreto. Pero, como decimos, al parecer ya no están dispuestos a permitir que tal cosa siga ocurriendo”, refiere la nota firmada por Juan José Morales.

En su momento, el Secretario de Ecología del gobierno estatal, Carlos Rafael Muñoz Berzunza, declaró, en respuesta a la demanda ciudadana: “El desarrollo no se va a detener… Tajamar ya estaba pensado para desarrollarse. Que se vayan a respirar a Sian Ka’an. Nosotros respiramos en Cancún”.

Así fue, los trabajos para la construcción del inmobiliario se reanudaron hoy.

Colectivos se reunieron este día en las inmediaciones del lugar y anunciaron que acudirán a instancias internacionales como la Convención Ramsar (iniciativa sobre humedales, manglares y corales) después que las autoridades federales, estatales y municipales defraudaron una vez más al pueblo al realizar un ecocidio en el Malecón Tajamar.

PROMO-PUNTA