Los cárteles mexicanos reclutan a estudiantes, a través del Internet y en las prisiones. Foto: EFE.

Los cárteles mexicanos reclutan a estudiantes, a través del Internet y en las prisiones. Foto: EFE.

Por Jesús Salas, especial para SinEmbargo

Ciudad de México, 16 de febrero (SinEmbargo/El Diario).– Los cárteles mexicanos de la droga han logrado reclutar a miles de menores de dad en primarias, secundarias y preparatorias texanas para que se unan a pandillas bajo su control, a fin de afianzar el flujo de estupefacientes hacia todo Estados Unidos.

Lo anterior se desprende del Reporte Nacional de Pandillas 2014, lanzado por el Departamento de Seguridad Pública del estado. En Texas hay cerca de 100 mil pandilleros y en El Paso aproximadamente 5 mil 600, los cuales se distribuyen en 307 organizaciones delicitvas, según la información.

De acuerdo con el documento denominado “Texas Gang Threat Assessment”, los cárteles de Sinaloa, de Juárez, del Golfo e incluso “los Zetas”, reclutan a estudiantes, a través del Internet y en las diferentes prisiones para envolverlos en las actividades ilícitas.

Los miembros de pandillas que están apoyando a cualquiera de los cárteles reciben las órdenes de localizar a menores que acepten dinero, fama, mujeres y drogas a cambio de actividades relacionadas con el narcotráfico, tráfico sexual y humano.

Según la información del reporte, la facilidad para “engancharlos” es grande, pues en caso de que  a uno de esos elementos lo detengan puede ser fácilmente reemplazado con otro, y aunque sea aprehendido seguirá siendo parte de la pandilla dentro de prisión.

En el documento se identifica al Barrio Azteca, La Hermandad de Pistoleros Latinos y los Latin Kings, como pandillas que sirven al Cártel de Juárez, el cuál era encabezado por Vicente Carrillo Fuentes hasta su detención el 9 de octubre de 2014.

En el caso del Cártel de Sinaloa, el reporte localiza a Tango Blast, Latin Kings, La Mafia Mexicana, Mexicles y Los Sureños 13. Esta última es considerada la organización número dos en cuanto a peligrosidad en El Paso. La número uno se le atribuye al Barrio Azteca.

Una vez que los estudiantes son reclutados se les asignan tareas para la venta de droga, transporte de armas, dinero o drogas, homicidio, extorsión, secuestro o robo de vehículos para después enviarlos hacia Ciudad Juárez y sean utilizados en crímenes violentos.

“Una serie de eventos únicos posiciona a la pandilla Sureños 13 de California, como una de las pandillas criminales más viables en El Paso, Texas. Un examen de los acontecimientos que precedieron a este resultado, identifica tres razones que explican cómo una banda con sede en California, es ahora una de las amenazas más significativas en El Paso, y las implicaciones para Texas en el futuro”, dice el texto.

Agrega que este movimiento ha sido un proceso de años, ya que los miembros de dicha organización tienen tiempo de haber iniciado esta reubicación desde California a otros lugares.

Además de las pandillas mencionadas, existen otras que se encuentran en diferentes estados del país y que también tienen relación con cárteles mexicanos.

Entre ellas se ubican Barrio Locos 13, Vista Home Boys, United Blood Nation, Brown Pride, Border Brothers, East Side Bloods, East Side Locos, Gangster Crips, entre otras más.

Una de las detenciones de pandilleros más importantes en El Paso, fue la que se dio el año pasado, donde autoridades de la DEA, FBI y diversas agencias, lograron capturar a 35 personas, en su mayoría miembros del Barrio Azteca, y que formaban una red binacional de tráfico de heroína.

A los integrantes de la esta pandilla —conocidos sólo como ‘aztecas’ en Juárez—se les acusó de conspirar para violar la ley sobre Organizaciones Corruptas Influenciadas por el Crimen Organizado (RICO, por sus siglas en inglés).

DIVERSIFICAN ILÍCITOS 

En el reporte se señala que las pandillas que operan bajo el brazo de los cárteles mexicanos han recibido instrucciones para ampliar sus actividades ilícitas para alcanzar también las ganancias producidas por el tráfico sexual y de indocumentados.

Las pandillas que más incurren en la trata de personas son: Tango Blast, La Mafia Mexicana, Bloods, Crips y Barrio Azteca.

Algunos de los grupos de delincuencia organizada en Texas regularmente apoyan las operaciones de los cárteles de contrabando humano, facilitando el transporte de grupos de extranjeros ilegales a través de la frontera entre Juárez y El Paso.

Uno de los casos donde se reveló la participación de miembros de la delincuencia organizada fue el de Charles Márquez alias “El Puerkote” de liderar una red de tráfico sexual en El Paso.

Márquez, arrestado en 2012 y quien se había declarado inocente, fue hallado culpable de siete cargos que incluían tráfico sexual de menores; de conspiración para obligar y seducir a indocumentados con el fin de involucrarse en actividades sexuales, así como de importación de un indocumentado.

La Fiscalía aseguró que Márquez reclutaban a las mujeres, a través de clasificados en periódicos de Juárez y las obligaba a prostituirse con clientes en hoteles de la ciudad y del estado de Nuevo México.

Igualmente se dijo que Márquez contrataba a mujeres, algunas menores, y que las retenía en contra de su voluntad, con amenazas y con la retención de parte de su pago, que era de hasta 200 dólares por cliente.