AristeguiDespidoPromo

Afuera de MVS. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 16 de marzo (SinEmbargo).– Periodistas mexicanos y de prensa internacional vincularon el despido de Carmen Aristegui y de su equipo con el trabajo que habían realizado, luego del anuncio que anoche hizo la empresa MVS Radio sobre la conclusión de la relación laboral con la conductora.

El despido de Aristegui ocurrió tras una semana en que la relación con la empresa se tensó por el supuesto uso inapropiado de la marca [MVS Noticias] que hizo el equipo de la periodista en el proyecto MexicoLeaks, Según el medio, esta es la razón del despido de los reporteros Daniel Lizárraga e Irving Huerta, de la que fue la Unidad de Investigaciones Especiales de MVS Noticias.

La periodista no ha relacionado directamente su despido con el Gobierno de Enrique Peña Nieto; la prensa extranjera sí. Colaboradores de la misma Aristegui han dicho que este conflicto se generó apenas unas semanas después de que hubiera cambios en la oficina de Comunicación Social de Los Pinos. Esto mismo fue dicho a SinEmbargo por Darío Ramírez, director de la organización internacional Artículo 19.

El periodista Jorge Ramos, conductor de Noticiero Univisión, publicó en su cuenta de Twitter, @jorgeramosnews:

“Lógica mexicana: Descubren conflicto de EPN; su esposa y Videgaray en compra de casas. ¿A quién despiden? A los periodistas que lo descubren”.

El tuit del influyente periodista ha sido retuiteado casi 6 mil veces, de ayer a hoy.

Durante la mañana de hoy, Ramos ha publicado otros tuits sobre el caso Aristegui. En uno de ellos, escribió: “Cuando el poder abusa, el periodismo tiene que ser contrapoder #Aristegui”. Y en otro: “Se equivocan quienes creen que Carmen Aristegui y otros periodistas independientes como ella se van a callar @AristeguiOnline Otro México”.

Un despacho de Reuters, una de las agencias de prensa más importantes a nivel mundial, vinculó el despido con los últimos trabajos de la periodista. En su nota informativa, en un segundo párrafo, la agencia da cuenta cómo Aristegui y su equipo dieron a conocer la adquisición “de una lujosa casa de un contratista del gobierno que ganó millones de dólares en negocios con el Estado”.

La agencia AP, otra de las más importantes del mundo, dice en un tercer párrafo: “Pero los defensores de Aristegui hicieron notar que el despido se produce a unos meses después de que los mismos periodistas avergonzaron al Presidente Enrique Peña Nieto, al revelar su esposa tenía una casa financiada por un contratista del gobierno”.

Al Jazeera dijo: “Una influyente periodista de televisión en México, cuyo informe sobre la mansión de la Primera Dama provocó un escándalo, ha sido despedida, lo que desató la ira de los seguidores que consideran su despido una afrenta a la libertad de expresión”.

Además, The Financial Times dice: “Carmen Aristegui ha tallado una carrera como la más provocativa periodista de televisión, irrumpiendo con historias acerca de conflicto de interés que involucran casas lujosas y redes de prostitución entre los jefes de partidos. Sus crónicas sobre corrupción en México volvieron su programa matutino en MVS Radio el más popular en México. Pero eso terminó”.

Nathaniel Parish Flannery, comentarista de Forbes, titula su artículo de hoy: “El despido de la periodista disidente Carmen Aristegui es una mala noticia para México”.

La cancelación del contrato de Aristegui ha sido condenado tanto por periodistas como por políticos. El caso también ha sido ampliamente difundido en las páginas de la prensa internacional. Desde los diarios españoles El País y El Mundo, hasta los medios norteamericanos The Wall Street Journal, The New York Times y Los Angeles Times han consignado la salida de la periodista de la estación de radio.

Los Ángeles Times dijo sobre Aristegui, en una nota publicada este domingo:

“Ella está entre Christiane Amanpour [afamada periodista estadounidense] y un perro con hueso. Carmen Aristegui es probablemente la periodista más famosa de México, muy valiente y a menudo molesta. Conduce un programa de radio enormemente popular de cuatro horas y tiene un programa nocturno en el servicio de CNN en español. Y ahora está en problemas. Otra vez”. Y, como los otros medios, en el siguiente párrafo reseña el escándalo presidencial por la “casa blanca”

La periodista Carmen Aristegui dijo que esta mañana, afuera de las instalaciones de MVS Radio, que su equipo "dará su batalla por la libertad de expresión". Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

La periodista Carmen Aristegui dijo que esta mañana, afuera de las instalaciones de MVS Radio, que su equipo “dará su batalla por la libertad de expresión”. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Asimismo, en su columna de hoy en el diario Reforma, la politóloga Denise Dresser, quien colaboraba en el espacio de Aristegui, se refirió a la relación entre el despido de la periodista y su trabajo.

En su columna, titulada “Je Suis Carmen”, Dresser señaló que MVS Radio armó un conflicto “que constituyó un pretexto para sacra del aire, junto con los dos periodistas que hicieron la investigación sobre la Casa Blanca. Usando el tema del mal uso de la ‘marca’ como cortina de humo. Usando el argumento del ‘abuso de confianza’ como bozal. Usando ‘lineamientos’ elaborados de manera intempestiva como una forma de cercar o censurar, porque para cualquier periodista que se respete a sí mismo resultarían inaceptables”.

Al referirse a la respuesta que MVS Radio dio a Aristegui, en respuesta a su ultimátum, anunciando nuevos lineamientos que modificaban unilateralmente las condiciones de su contrato original, Dresser apuntó que la familia Vargas actuó de manera “antitética” a lo que su nombre ha representado.

“Y no se sabe si es por recompensas económicas, presión política, peticiones de Los Pinos, o simple miedo ante las implicaciones del trabajo que Carmen hace y ha hecho”, añadió en su texto.

La noche de ayer, la empresa de medios de Joaquín Vargas dio por terminada su relación con la periodista Carmen Aristegui, y por medio de un comunicado dijo que no aceptaba su “ultimátum”. Aristegui había pedido a la empresa la reinstalación de Daniel Lizárraga e Irving Huerta, parte de su equipo de investigación, despedidos por la empresa.

Darío Ramírez, director de la organización internacional promotora de la libertad de expresión Artículo 19, consideró que la respuesta desmedida de MVS Radio, la justificación que usaron para despedirla y el reciente cambio en el área de Comunicación Social de Presidencia -con la entrada de Eduardo Sánchez, ex abogado de MVS- dan los elementos necesarios para decir que el despido lanzó otro mensaje.

“El llevarlo a estas dimensiones creo que es un mensaje muy claro […]. El mensaje es que ese tipo de periodismo que hace Carmen Aristegui no tiene cabida en los medios de comunicación mexicanos”, consideró.

Dijo que la salida de Aristegui representa una “gran pérdida, pero también un síntoma de lo que se está viviendo hoy en el periodismo”, dada la animadversión de los gobernantes, de cualquier partido político, a la prensa crítica. “Es claro que el contexto en el que sale Carmen es sólo un síntoma más de un proceso de descomposición”.

El despido de Aristegui también es un reflejo del nivel de vulnerabilidad que tiene la prensa en México, consideró Ramírez. “La necesidad de tener a Carmen es no tener a Carmen en sí, sino es lo que ella representa y el tipo de periodismo que hace […] No es defender el trabajo de Aristegui, es defender el trabajo que ella hace y desde donde lo hace”.

Carmen y su equipo afuera de MVS. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

Carmen y su equipo afuera de MVS. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

DAREMOS LA BATALLA: ARISTEGUI

La mañana de este lunes,  Aristegui se presentó afuera de las instalaciones de MVS Radio, donde se encontraba su equipo de trabajo, que también fue despedido por la empresa. En un breve mensaje a los medios y a los radioescuchas que, solidarios, acudieron a mostrarle su apoyo, la periodista dijo que están decididos a “dar su batalla por la libertad de expresión”.

“[Esto] es solamente una manera de decirle a todos lo mucho que esto representa para nosotros, y lo mucho que representa para un país que está en un vendaval autoritario y un signo ominoso de algo de algo que desde luego debemos evitar. Este equipo de periodistas está decidido a dar su batalla por la libertad de expresión. Este equipo de periodistas está decidido a dar la batalla donde tengamos que darla”, expresó.

Consideró que la decisión de MVS Radio fue para “instrumentar algo debió ser planeado “con mucha anticipación, con muchos recursos y con mucho poder” y refirió que sus abogados le han dicho que la empresa “no tiene derecho a hacer lo que están haciendo”.

Informó que se reuniría con su equipo de trabajo antes de fijar una postura y analizar cuál es la “mejor manera de dar esta batalla”.

Tras anunciarse el despido de Aristegui, en la página oficial de Noticias MVS, que ha estado bajo presión de hackers –este fin de semana colgaron un comunicado en defensa de Aristegui–, la fotografía de la periodista ya no aparece. La cuenta oficial en Twitter confirmó el comunicado emitido la noche de este domingo en el que se dice se dio por terminada la relación contractual.

El ombudsman de MVS, Gabriel Sosa Plata, dijo inmediatamente después, en Twitter: “Es una noche triste para el periodismo y la libertad de expresión. Por más que convocamos al diálogo, imperó la cerrazón”

En la plataforma change.org fue actualizada la petición dirigida a Joaquín Vargas, presidente del Consejo de Administración de MVS, en demanda de que la empresa no prescinda de la periodista “por ser quien le da vida a uno de los más importantes medios noticiosos que requiere una sociedad necesitada de información”.

portadasAristegui

La petición que está mañana de lunes alcanza las 170 mil firmas refiere que es “es una nimiedad la postura de MVS de sentirse ofendido y acusar a su conductora – la más importante-  de usar su imagen como empresa para darle cobijo a una plataforma independiente de denuncia ciudadana y transparencia”.

Asimismo, se insta al público en general y sobretodo a la audiencia de Carmen Aristegui, se le solicita su apoyo a través de su firma y en las redes con #CarmenSeQueda y #EnDefensadeAristegui.

El 12 de marzo, MVS dio a conocer que despidió al equipo de periodistas que acompañaban a Aristegui. La periodista dijo un día después que los despedidos investigaban la casa de Malinalco del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien la adquirió a crédito con una tasa menor que la del mercado, también a Grupo Higa. Aristegui, quien exigió la reinstalación de los periodistas despedidos, dijo que se enviaron 10 preguntas a Videgaray –uno de los hombres más cercanos del Presidente–, pero hasta el momento sólo 4 habían sido respondidas.

También señaló que la investigación se dará a conocer próximamente, pero no ofreció más detalles.

Aristegui hizo entonces un llamado “a que Daniel Lizárraga e Irving Huerta estén aquí con el resto del equipo. Ese llamado a MVS para que den solución pronta a lo que tengan que dar solución”.

“Seguiremos trabajando pero con la reinstalación de Irving Huerta y Daniel Lizárraga, hay condiciones aún para que se restituya a nuestros colaboradores. La Unidad de Investigaciones Especiales se ha convertido en parte esencial de esta emisión”, agregó un día después del despido de los periodistas.

Dijo que “en lugar de despedirlos deberíamos premiarlos […] han dado un trabajo de primer nivel, un trabajo valiente, responsable, que debería ser reconocido, no castigado”.

La periodista cuestionó el que MVS haya despedido “unilateralmente, sin mi conocimiento” a los periodistas.

“Parece una provocación para romper”, dijo.

La investigación sobre la “casa blanca” provocó una de las mayores crisis de credibilidad que ha tenido un Presidente en México y la más grande que ha enfrentado Peña Nieto en los poco más de dos años que lleva de gestión. Tras revelarse el escándalo, y mientras Peña Nieto se encontraba de gira en China, el tema se volvió internacional e incluso la prensa más influyente cuestionó la situación patrimonial de la familia Peña-Rivera.