La mexicana Cemex, una de las más grandes cementeras del mundo, ve en la posible construcción del muro fronterizo un factor de crecimiento para la industria cementera en Estados Unidos… donde ocupa una posición relevante. Así lo informó la compañía en una nota. Hasta el momento, la firma dirigida por Rogelio Zambrano no aparece en la lista de los interesados en participar como proveedores de la valla propuesta por Donald Trump. Hoy, el Gobierno de EU solicitó mil 500 millones de dólares al Congreso para comenzar el proyecto este año y 2 mil 600 millones adicionales para 2018.

Ciudad de México, 16 de marzo (SinEmbargo).- No está en la lista de las empresas interesadas en participar directamente como proveedores para el muro propuesto por el Presidente Donald Trump, pero la mexicana Cemex ve en su posible construcción una oportunidad para ganar. En Estados Unidos, donde ocupa una posición relevante, la cementera tiene una posición más que firme. Y el muro requerirá cemento.

De acuerdo con información de la agencia de noticias Reuters, la cementera dijo que la valla impulsada por Trump, sumado a un enorme plan de infraestructura, impulsarían la demanda por cemento en ese país.

Trump quiere construir un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, de 3 mil 200 kilómetros para frenar la migración y el narcotráfico, una idea que el país latinoamericano rechaza.

“La empresa también espera verse beneficiada de un aumento de precios en Estados Unidos en 2017, al tiempo que contiene sus costos y logra un mayor flujo de efectivo libre”, destaca la publicación.

Dentro de sus proyecciones para este 2017 las ventas de sus activos alcanzarán hasta los 2 mil 500 millones de dólares, además de que planean bajar, entre mil 200 a mil 700 millones de dólares su deuda actual, la cual asciende a los 13 mil millones de dólares, de acuerdo a la publicación de la agencia noticiosa.

ADEMÁS

Las acciones de Cemex en México acumulan en los últimos 12 meses una ganancia cercana a 65 por ciento y operaban este jueves en 17.31 pesos.

El pasado 1 de marzo se dio a conocer que Cemex estaría dispuesta a presentar una cotización para proveer materiales para el muro que el Presidente de Estados Unidos.

“Si pudiéramos cotizar, estaríamos en la mejor disposición”, declaró Zambrano al diario Reforma.

“No tenemos nada en concreto; si alguien nos pide una cotización con gusto lo haremos”, agregó el presidente de una de las principales cementeras del mundo.

Una fuente de Cemex confirmó a Efe que Rogelio Zambrano, líder de la empresa, hizo dichas declaraciones, pero destacó que “al día de hoy no se tienen detalles técnicos de dicha obra” y que nadie les “ha buscado para participar”.

Si alguno de nuestros clientes nos pide cotizar materiales, tenemos la responsabilidad de hacerlo, pero eso no implica que Cemex participaría en la obra”, aseveró.

Recordó que “Cemex no es una empresa constructora en Estados Unidos”, sino que “produce materiales para la industria de la construcción”.

LA EMPRESA MEXICANA QUE VA POR EL MURO

Pero Cemex no es la única compañía que ve oportunidad en el muro fronterizo. Ecovelocity es una pequeña empresa de iluminación industrial ubicada en Puebla y es la única compañía que tiene su domicilio en México de las más de 600 que se han registrado en el proceso de licitación para la construcción del muro que Donald Trump quiere levantar en la frontera.

En entrevista con el diario El País, Theodore Atalla, el dueño de la empresa, dijo que percibe el muro como una vía para mejorar a México y aclaró que “no es para traicionar a nadie”.

“Vimos que estaban empezado con eso [el muro] y pensamos que íbamos a poder apoyar algo en México”, dijo en una entrevista para El País, Atalla, de 58 años.

De acuerdo con el medio español, el empresario nació en Egipto, vivió en Estados Unidos y lleva 22 años en México. Tiene nacionalidad egipcia y estadounidense, la residencia permanente en México y está tramitando la ciudadanía.
Atalla aspira a iluminar el muro en el lado de la frontera sur. “Somos una empresa mexicana, no creo que nos den trabajo en el otro lado”, aseguró.

Sin embargo, reconoció que tiene pocas opciones de ganar la adjudicación: “La verdad, lo dudo. Nada más lo puse ahí para ver qué pasa. La realidad es que no creo que vayan a contratar a una empresa mexicana que es importadora de luminarias de China y otros países. Lo hice para ver los resultados”.

Tras su llegada a la Casa Blanca el 20 de enero pasado, Trump ordenó la construcción inmediata de un muro a lo largo de la frontera con México para frenar la inmigración ilegal, tal como lo prometió en campaña.

Hoy se dio a conocer que el Presidente estadounidense, Donald Trump, solicitará mil 500 millones de dólares al Congreso para comenzar la construcción del muro fronterizo este año y 2 mil 600 millones adicionales para 2018 dentro de su propuesta de presupuesto federal.

“Vamos a pedir un suplemento de financiación este año 2017 que incluya mil 500 millones de dólares para comenzar el muro este año”, indicó un funcionario de la Casa Blanca.

El funcionario apuntó que estos fondos van destinados “a dos proyectos pilotos”, con diferentes tipos de barreras, para ver cuál es el modelo más efectivo y de menor coste.

La promesa de construcción de un muro fronterizo con México es una de las más polémicas de Trump, quien además insiste en que el vecino del sur reembolsará la factura de la obra.

El coste estimado del muro ha ido creciendo progresivamente desde los alrededor de 8 mil millones de dólares que calculó inicialmente Trump, hasta los 21 mil 600 millones, según los últimos cálculos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que ya ha reconocido que será sufragado con dinero aprobado por el Congreso de EU.

De acuerdo a documentos de esta agencia, se prevé que la construcción del muro con México se inicie en los enclaves fronterizos clave de El Paso (Texas), Tucson (Arizona) y El Centro (California).

Estos puntos hacen frontera con las ciudades mexicanas de Ciudad Juárez (Chihuahua), Nogales (Sonora) y Mexicali (Baja California), respectivamente.