El joven le pidió la aprobación del compromiso a su padre; posteriormente él y los cuatro hermanos lo atacaron. Tras la extirpación, el joven les suplicó que lo mataran, pero su padre le respondió que debía permanecer con vida “como ejemplo para otros niños del pueblo”.

Hasta el momento el padre y dos de los hermanos fueron arrestados. Los otros dos todavía se encuentran prófugos. Foto: Especial

Ciudad de México, 16 de mayo (Infobae/SinEmbargo).- Abdul Baqi, de 22 años, fue víctima de un horrible castigo por parte de su propia familia, oriunda de la aldea de Nasirabad, en Pakistán. ¿El motivo? Pretendía casarse con su novia.

El joven le había pedido a su familia la aprobación del compromiso:

“Mi padre estuvo de acuerdo primero. Pero, tres horas después, mi padre y mis cuatro hermanos me llevaron a una habitación donde me ataron a una cama y comenzaron a sacarme los ojos”.

Internado en el Centro Médico de Jinnah, en Karachi, Baqi brindó un crudo relato sobre el horrible castigo que sufrió por parte de su padre Dost Muhammad, de 70 años, y sus cuatro hermanos, Abdul Ghani, Abdul Sattar, Abdul Rehman y Abdul Karim.

Los atacantes encerraron a la madre de Baqi en una habitación para asegurarse de que no pudiera interferir. Luego, tomaron una cuchara y un cuchillo para llevar a cabo la terrible reprimenda.

El joven fue internado en el Centro Médico de Jinnah, en Karachi. Foto: Especial.

“No dejaba de gritarles, ¿qué estaban haciendo? Pero ellos no escucharon mis súplicas”, comentó Baqi.

“Mi padre usó el reverso de una cuchara. Vi mi ojo colgando. Luego usó un cuchillo para cortar las venas (…) Cuando quitaron mi primer ojo, les pedí que me dejaran. Pero no me escucharon y me quitaron el otro”, agregó.

Baqi reveló que luego de que le extirparan los dos ojos, les suplicó que lo mataran. Pero su padre le respondió que debía permanecer con vida para que “fuera un ejemplo para otros niños del pueblo”.

Su hermano Abdul Gaffar, de 24 años, quien no participó en el ataque, dijo: “No estaba en casa cuando ocurrió el incidente. Recibí una llamada de mi vecino de que algo anda mal en casa. Inmediatamente corrí a casa y me sorprendió ver a mi hermano llorando de dolor”.

Contó, además, que algunos amigos y vecinos lo ayudaron económicamente con unos 300 dólares para llevar a Baqi a un hospital.

Baqi, antes del ataque. Foto: Especial

“Lo llevamos a un hospital en Quetta, donde los médicos nos dijeron que si lo llevamos inmediatamente a Karachi, tal vez podía salvar uno de sus ojos. Pero los médicos del Hospital Jinnah en Karachi nos dijeron que no podrá volver a ver”, indicó.

Los vecinos de la familia denunciaron el atroz castigo a la policía. Hasta el momento el padre y dos de los hermanos fueron arrestados. Los otros dos todavía se encuentran prófugos, según consigna Daily Mail.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE INFOBAE. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.