Mientras que Eruviel dice que el Ejército debe permanecer “temporalmente” en la lucha contra la delincuencia, Alejandro Encinas dice que debe regresar a sus cuarteles y Bravo Mena afirma que las fuerzas armadas esán en esa batalla por la omisión del Estado de sus responsabilidades y, por ello, debe mejorarse y eficientarse a las policías.