Bagdad, 16 jun (EFE).- Un tribunal iraquí condenó hoy a muerte a 15 personas acusadas de secuestrar una caravana y matar a sus 70 integrantes en 2006 cerca de la aldea de Al Duyail, 60 kilómetros al norte de Bagdad.

El portavoz del Consejo Supremo Judicial, Abdel Sitar al Birqudar, anunció la condena a muerte en la horca de los condenados por participar en la matanza de un grupo de hombres, mujeres y niños que celebraban una boda.

“El Tribunal Penal de Al Karj emitió hoy una sentencia de muerte en la horca contra Firas al Yaburi y su grupo, implicados en la masacre de la boda de Al Duyail”, explicó Al Birqudar en una rueda de prensa en Bagdad.

Al Yaburi era uno de los jefes del conglomerado de grupos terroristas Estado Islámico de Irak, encabezado por Al Qaeda, en la zona de Al Tayi, 30 kilómetros al norte de Bagdad.

La dirección de las Operaciones de Bagdad informó hace un par de semanas que el grupo de Al Yaburi había reconocido el secuestro de la caravana de boda.

La sentencia emitida hoy puede ser apelada en los próximos treinta días, según la ley. En este caso, el siguiente paso es enviarla a la Presidencia, que se encarga de dar la aprobación a la misma.

Cabe destacar que miembros del Parlamento iraquí y de las tribus han pedido que se ejecuten están condenas de muerte en las plazas de los lugares donde se cometieron los crímenes.

La matanza de Al Duyail ocurrió en 2006, durante un periodo álgido de la lucha sectaria en Irak, desencadenado tras la invasión anglo-estadounidense en 2003.

Al Duyail es una aldea de mayoría chií, situada en la región de Taramiya, que está rodeada por poblaciones de mayoría suní.

Esta localidad es conocida por el llamado “caso Duyail”, que se remonta al 7 de julio de 1982, cuando la caravana en la que viajaba el fallecido dictador iraquí Sadam Husein fue atacada en el momento en que atravesaba la ciudad.

Como represalia de este intento frustrado de asesinato, un total de 148 habitantes de Al Duyail fueron procesados en juicios sumarísimos y condenados a muerte.

Aquella masacre fue dada a conocer al mundo especialmente durante el juicio contra Sadam que empezó el 19 de octubre de 2005 y se cerró el 5 de noviembre de 2006 con tres condenas a muerte, entre ellas la del dictador, que fue ejecutado el 30 de diciembre de ese año.