Santiago de Chile, 16 jun (EFE).- Un juez chileno condenó hoy a penas de hasta diez años y un día de prisión a un total de diecisiete excarabineros y civiles por la desaparición, en 1973, de 29 opositores a la dictadura de Augusto Pinochet, informaron fuentes judiciales.

La sentencia, dictada por el juez Carlos Aldana, de la Corte de Apelaciones de la sureña ciudad de Concepción, determinó además el pago de millonarias indemnizaciones a los familiares de las víctimas, precisaron las fuentes.

Los hechos ocurrieron entre los meses de septiembre y noviembre de 1973 en las localidades rurales de Santa Bárbara y Quilaco, en la sureña región del Biobío, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago, en las que residían las víctimas.

En los secuestros participaron una docena de carabineros de ambas localidades, apoyados por cinco civiles partidarios de la dictadura, que también fueron procesados y condenados por la Justicia.

Entre las 29 víctimas figuraba una mujer: Elba Burgos Sáez, una auxiliar de enfermería, de 30 años, secretaria comunal del Partido Socialista en Santa Bárbara, detenida por carabineros días después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

Al igual que las demás víctimas, Elba Burgos fue vista por última vez cuando era llevada al cuartel de carabineros del pueblo.

El juez Aldana determinó que dieciséis de los condenados deben cumplir sus sentencias en la cárcel, sin ningún tipo de beneficios y sólo uno, Pedro Ruiz Pardo, condenado a 541 días, fue beneficiado con la remisión condicional de la pena.

En la parte civil, el juez determinó el pago de un total de 425 millones de pesos (unos 904 mil dólares) en indemnizaciones a los familiares de las víctimas, tanto por parte del Fisco como de los propios condenados.

La mayor cantidad le corresponderá a Jacinta Godoy Acuña, que debe recibir 80 millones de pesos (unos 170.200 dólares) por la desaparición de su esposo, Manuel Salamanca Mella y otros 15 millones de pesos (unos 32.000 dólares) por las desapariciones de sus hermanos José Domingo, José Nazario y José Mariano Godoy Acuña.

También Ana María Zúñiga Beroíza recibirá 70 millones de pesos por la desaparición de su padre José Zúñiga Aceldini, y diez millones de pesos por la de su tío José Secundino Zúñiga Aceldini.