No importa qué prometan los partidos durante las elecciones; no importa quién llegue a la presidencia de México en 2012; el próximo mandatario se verá obligado por las circunstancias a mantener la guerra contra los cárteles, dice un estudio realizado por Scott Stewart, un reconocido analista de inteligencia, para la agencia Stratfor.

“En cualquier elección democrática, los partidos de oposición critican las políticas del operador en turno. Esta táctica es especialmente cierta cuando el país está involucrado en una guerra larga y costosa. Recordemos, por ejemplo, las elecciones de 2008 de EU y la crítica del entonces candidato Barack Obama a las políticas de la administración Bush respecto a Irak y Afganistán. Esta estrategia es lo que estamos viendo ahora en México con la oposición del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que critican la forma en que la administración de Felipe Calderón, quien pertenece al Partido Acción Nacional (PAN), ha llevado su guerra contra los cárteles mexicanos”, dice el análisis de Stewart, quien es además  articulista regular del Washington Post.

El documento dice que existe una retórica política en el sentido de que el presidente entrante frenará la violencia incluso con acuerdos con los líderes del narcotráfico. “Puede ser eficaz en el aprovechamiento del descontento público –y tal vez la obtención de votos para los partidos de oposición–; [pero] el entorno actual en México es muy diferente de lo que fue en la década de 1990. Este entorno dictará que no importa quién gane las elecciones de 2012, el nuevo mandatario no tendrá más remedio que mantener la campaña contra los carteles mexicanos”.

Además de la violencia entre los cárteles, cualquier esfuerzo futuro para alcanzar un acuerdo con ellos también se verá obstaculizado por la forma en que la situación ha cambiado en los últimos años”, agrega el análisis. “Incluso si el gobierno pudiera reunir todas estas partes y convencerlos de que están de acuerdo con un cese de hostilidades, la pregunta para todas las partes sería: ¿Qué tan confiables son las promesas que se harán? Los carteles frecuentemente hacen alianzas y acuerdos sólo para quebrantarlos. Los aliados cercanos puede convertirse rápidamente en los más amargos enemigos, como el cártel del Golfo y su brazo ejecutor anterior, Los Zetas”.

“Hemos escuchado las afirmaciones en los últimos años de que el gobierno de Calderón favorece a la Federación de Sinaloa y que el verdadero plan del presidente para detener la violencia en México es permitir e incluso ayudar a la Federación a convertirse en el cártel dominante en México. Según esta tésis, la Federación podría imponer la paz mediante un potencial fuego superior y proporcionar al gobierno mexicano un único punto de contacto en lugar de los varios jefes de la hidra del cártel. Un problema con la aplicación de este concepto es que los círculos de violencia que México ha visto en los últimos años se han presentado después de una división interna en la Federación de Sinaloa”, señala Scott Stewart.

El análisis de Stratfor dice que otro problema es el cambio que se ha producido en la naturaleza de los crímenes que cometen los grupos criminales. “Los cárteles mexicanos ya no son sólo carteles de la droga; el negocio ya no es sólo vender narcóticos al mercado de EU. Esta realidad se refleja incluso en las siglas burocráticas que el gobierno de EU utiliza para referirse a los carteles. Hasta hace unos meses, era común oír a los funcionarios del gobierno estadounidense referirse a los cárteles mexicanos con las siglas ‘DTO’, u organizaciones de tráfico de drogas. Hoy, esa sigla rara vez, si alguna vez, se escucha. Se ha sustituido por ‘TCO’, que significa: organización criminal transnacional. Estas siglas reconocen que los cárteles mexicanos participan en muchas actividades delictivas, no sólo el contrabando de narcóticos”.

“Los cárteles han tenido dificultad para mover grandes cargas de narcóticos en los Estados Unidos debido a la presión. [Ahora] se han involucrado en el secuestro, la extorsión, el robo de carga, el robo de petróleo, el contrabando de armas, el contrabando de personas, el robo de autos, la prostitución y la piratería de música y video. Estas líneas adicionales de negocio son lucrativas, y hay pocas probabilidades de que los cárteles las abandonarán, incluso si el contrabando de narcóticos se vuelve más fácil”, dice Stewart.

“Al acercarse las elecciones de México, la idea de acomodar los cárteles podrá presentarse como una alternativa lógica ante la política actual, y podría ser utilizada para obtener capital político. Pero cualquiera que examina cuidadosamente la situación sobre el terreno verá que el concepto es totalmente insostenible. De hecho, las condiciones sobre el terreno dejan al [próximo] presidente de México con muy pocas opciones. Esto significa que, de la misma manera en que el presidente Obama se vio obligado por la realidad a seguir muchas de las políticas de Bush, el próximo presidente de México no tendrá más remedio que seguir las políticas de la administración del presidente Calderón: continuará la lucha contra el los cárteles”, señala.

¿Qué es Stratfor Global Intelligence?

Es un equipo de profesionales de inteligencia que proporciona informes para los tomadores de decisiones y consumidores de prensa más sofisticados de Estados Unidos y del mundo. La compañía indaga en las mejores fuentes y usa el análisis geopolítico de gran alcance para explicar el contexto y las repercusiones de acontecimientos mundiales.

Se trata de una organización independiente y no ideológica, cuyo objetivo es comprender mejor los acontecimientos internacionales, pero también reducir los riesgos e identificar oportunidades en todas las regiones del mundo. Desde su página web, la empresa proporciona contenido diario a través de textos, videos, correo electrónicos y libros.

Stratfor proporciona inteligencia crítica y perspectiva a través de las siguientes herramientas:

  • Informes de situación: Instantáneas de noticias de última hora en el mundo.
  • Análisis: Informes diarios que evalúan los eventos clave del mundo y su significado.
  • Previsiones trimestrales y anuales: Perspectivas rigurosas de lo que va a pasar.
  • Multimedia: Videos y mapas con información interactiva.
  • Orientación de inteligencia: Notas internas desde las cuales personal de Stratfor orienta operaciones de inteligencia en los días por venir.

El actual director ejecutivo de Stratfor es el Dr. George Friedman, un reconocido experto en asuntos internacionales y autor de numerosos libros, entre ellos dos best-sellers de The New York Times: The Next Decade (2011) y The Next 100 Years (2009). Además escribió America’s Secret War (2005) y The Future of War (1996).

Algunos de los miembros de Stratfor son ejecutivos de corporaciones que integran el ranking Fortune 100, y funcionarios de agencias gubernamentales y otras organizaciones en todo el mundo.