Naciones Unidas, 16 jun (EFE).- La ministra de Exteriores de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane, reafirmó hoy las reticencias de su país a que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe pronto una resolución de condena al Gobierno sirio por la represión que ejerce contra los manifestantes y apostó por seguir negociando.

“No querríamos apresurarnos en aprobar una resolución ya. Lo que se necesita es lograr una muestra de compromiso político por parte del Gobierno sirio y no apostar inmediatamente por un cambio de régimen”, señaló Nkoana-Mashabane ante la prensa en la sede neoyorquina de Naciones Unidas.

Según insistió varias veces, la aprobación del proyecto de resolución presentado por los países de la Unión Europea (UE) y respaldado por Estados Unidos sería “como insinuar directamente que se debe producir un cambio de régimen”, cuando se debe trabajar en una vía que lleve a Damasco a escuchar a su pueblo y detener la violencia.

La ministra reconoció que la propuesta de resolución que hay sobre la mesa, presentada por los países de la UE que se sientan en el Consejo, no contiene una mención directa al cambio de régimen en Damasco, pero indicó que algunas delegaciones hablan abiertamente de esa posibilidad “en declaraciones”.

“Necesitamos que sigan adelante las negociaciones sobre el proyecto de resolución y que se aclaren las declaraciones que se han hecho”, aseguró la titular de Exteriores, quien subrayó que su país no quiere “minimizar de ninguna manera lo que ahora ocurre en Siria y quien llamó “irritable” al presidente Bachar al Asad.

Sudáfrica es junto a Brasil e India los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad que se oponen a la aprobación de una resolución que tampoco cuenta con el respaldo de Rusia y China, miembros permanentes con derecho a veto.

Desde que se presentara la propuesta de condena a Damasco, los esfuerzos diplomáticos occidentales se dirigen a convencer a los países no permanentes de que apoyen el proyecto en un intento de que Rusia y China se vean obligados como mínimo a abstenerse en la votación y dejar vía libre a la aprobación.

La Misión del Reino Unido -principal impulsor de la resolución junto a Francia- anunció hoy mismo que las negociaciones sobre el texto seguirán el viernes en una reunión a nivel de expertos, aunque la fecha para una votación parece más lejana ahora que hace apenas una semana, cuando se preveía inminente.

La propuesta europea muestra una firme condena a la represión que el régimen sirio ejerce contra los manifestantes pacíficos, pero no presenta la posibilidad de aplicar sanciones contra Damasco, lo que las delegaciones europeas esperaban que abriera paso a su aprobación.

Mientras siguen las negociaciones al respecto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy desde Brasil un mayor esfuerzo a los miembros del Consejo de Seguridad para lograr una resolución de condena a la violencia en Siria, donde se cuentan ya alrededor de 1.200 muertos y más de 8.500 refugiados.

La titular sudafricana de Exteriores se había desplazado a la sede central de Naciones Unidas en el marco de una reunión sobre Libia de la Unión Africana con el Consejo de Seguridad, y aprovechó para informar sobre las negociaciones de la Convención de la ONU sobre el cambio climático (UNFCCC), que se celebrará en Durban en diciembre próximo.

A ese respecto, indicó que sus esfuerzos ahora se centran en lograr que los países lleguen a “un acuerdo aceptable, justo y transparente” en esa reunión para seguir adelante con la lucha contra el cambio climático siguiendo los pasos marcados en la conferencia de Cancún del pasado diciembre.