Toluca, 16 Jun. (Notimex).- Alrededor de trece mil policías y más de dos mil custodios de los centros penitenciarios del Estado de México acudieron a la aplicación de exámenes antidopaje, para detectar si son o no adictos a la marihuana, cocaína u otras sustancias prohibidas.

La Agencia de Seguridad Estatal (ASE) informó que todos ellos son efectivos de la corporación y acudieron de manera voluntaria a la aplicación del análisis toxicológico.

La dependencia indicó que se trata de la segunda fase de una evaluación global, que incluye exámenes médicos y psicométricos, a fin de cumplir con los requisitos para la renovación de la Licencia Oficial Colectiva número 139 para la portación de armas de fuego.

Los análisis, a cargo de los Laboratorios Clínicos Azteca, tuvieron como sedes los planteles de capacitación y las Subdirecciones Operativas Regionales de Nezahualcoyotl, Atlacomulco, Jilotepec, Valle de Bravo, Ixtapan de la Sal, Toluca y otras de los valles Cuautitlán y de México.

En total trece mil 603 policías estatales y dos mil 397 custodios, de veintidós Centros de Prevención y Readaptación Social, estarán sujetos a estos exámenes y pruebas.