El nuevo reporte de Oxfam afirma: “En México, la riqueza conjunta de cuatro multimillonarios ha pasado del equivalente al 2 por ciento del PIB del país en 2002 al 9 por ciento en 2014. Buena parte de las fortunas de estas cuatro personas procede de sectores que han sido privatizados o que dependen de la adjudicación de concesiones y/o la regulación del sector público”. La relación entre el poder económico y el político crea un círculo vicioso que influye en la concentración de la riqueza en unos cuantos y provoca una crisis de desigualdad, agrega el informe Una economía al servicio del 1%. Muestra que 62 personas poseen la misma riqueza que los 3.6 mil millones de personas más pobres del planeta.

Unos con mucho, otros con nada. Foto: Cuartoscuro

Unos con mucho, otros con nada. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 17 de enero (SinEmbargo). – La crisis de desigualdad que impera actualmente en el mundo es el resultado de decisiones políticas deliberadas, en donde la concentración del poder económico favorece los intereses de empresas y personas que mantienen el control sobre los mercados y recursos económicos a costa del resto de la población.

El estudio Una economía al servicio de 1 por ciento de Oxfam señala que mientras que los ingresos per cápita del 1 por ciento más rico de la población aumentaron de algo más de 38 mil dólares internacionales de 2005 a cerca de 49 mil 800 dólares (un incremento de 11 mil 800 dólares), los del 10 por ciento más pobre sólo pasaron de 196 a 261 dólares (lo cual supone un incremento de sólo 65 dólares, que deja a este grupo muy por debajo del umbral de pobreza extrema de 1.90 dólares al día).

La cifra resulta ridícula al considerar que el crecimiento de los ingresos del uno por ciento de la población más rica, fue 182 veces mayor que el de los más pobres. El Banco Mundial calculó que en 2015 había 700 millones de personas en situación de pobreza extrema; es decir que vivían con menos de 1.90 dólares al día.

“Los niveles actuales de desigualdad económica extrema son asombrosos y su crecimiento ha llegado a un estado crítico. No hay forma de obviar el hecho de que los grandes ganadores en la economía global son las personas más ricas. Nuestro sistema económico se encuentra cada vez más sesgado a su favor”, comentó Ricardo Fuentes-Nieva, director ejecutivo de Oxfam México.

La organización calcula que al menos el 50 por ciento de las fortunas de los mil millonarios de todo el mundo se amasaron, al menos en parte, a través de medios no meritocráticos.

“La captura política genera un sistema regido por el amiguismo, en donde ciertos sectores son privilegiados y protegidos con consecuencias económicas y sociales graves, que resultan excluyentes. Las personas más ricas deben dejar de pretender que sus riquezas nos están beneficiando a todxs”, señaló Fuentes-Nieva.

En México, la riqueza conjunta de cuatro multimillonarios pasó de aproximadamente el 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país en 2002 al 9 por ciento en 2014, pero buena parte de las fortunas de estos personajes procede de sectores que han sido privatizados o que dependen de la adjudicación de concesiones y/o la regulación del sector público.

De acuerdo con el informe, Germán Larrea y Alberto Baillères son los dueños de empresas mineras que se aprovecharon del auge de los precios de las materias primas básicas.

“La desigualdad de ingresos también es mala para los niveles generales de crecimiento. Los sistemas económicos para el 1 por ciento pueden ser frenados antes de que sea demasiado tarde para el 99 por ciento de la población, no sólo en México sino en todo el mundo”, comentó Fuentes-Nieva.

La brecha salarial entre hombres y mujeres se incrementó. Foto: Cuartoscuro.

La brecha salarial entre hombres y mujeres se incrementó. Foto: Cuartoscuro.

OTRAS DESIGUALDADES

El aumento de la desigualdad económica también agrava las desigualdades existentes entre los grupos sociales, y especialmente la desigualdad de género, que es a la vez causa y consecuencia de la desigualdad de ingresos.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) reveló que los países con mayor desigualdad de ingresos también se ven afectados por un mayor nivel de desigualdad tanto en cuestiones de salud y educativas como en términos de representación y de participación en el mercado laboral.

Asimismo, constató que la brecha salarial entre hombres y mujeres se incrementó y las féminas cobran menos que los hombres por el mismo trabajo, situación que es mayor en sociedades más desiguales.

Las mujeres se benefician del crecimiento económico en mucha menor medida que los hombres, quienes disfrutan casi en exclusiva de los ingresos más elevados; de las 500 personas más ricas del mundo, 445 son hombres. En cambio, la mayoría de los trabajadores mal remunerados del mundo son mujeres, que se concentran en los empleos más precarios.

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) calculó que en 2014 había más de 201 millones de personas desempleadas en todo el mundo, lo cual supone un incremento de más de 31 millones de personas desde el comienzo de la crisis económica.

Pero lo que es peor, son las previsiones de la OIT que auguran que las perspectivas mundiales de empleo seguirán deteriorándose, con 3 millones más de desempleados en todo el mundo sólo en 2015. Los jóvenes de todo el mundo, y especialmente las mujeres, son los principales afectados por los elevados índices de desempleo, con un nivel de paro juvenil casi tres veces mayor que el de los adultos.

RECOMENDACIONES

Ante la crisis de desigualdad provocada por el sistema actual, Oxfam propone varias recomendaciones para los líderes mundiales a tomar medidas que pongan fin a la situación actual, se combata la pobreza y se defiendan los intereses de la mayoría.

Está en manos de los responsables políticos, plantea la organización, poner soluciones para acabar con una economía al servicio del 1 por ciento y empezar a construir una economía humana que beneficie a todas las personas, desde establecer unos salarios dignos a una mayor regulación de las actividades del sector financiero:

• Elevar a los trabajadores y trabajadoras su salario para que sea digno y se reduzcan las brechas con las remuneraciones de los altos directivos.

• Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres y acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres; favoreciendo la igualdad y mejorando la recopilación de información para evaluar los impactos de la política económica sobre niñas y mujeres.

• Mantener bajo control la capacidad de influencia de las élites más poderosas. Establecer normas más estrictas sobre los conflictos de intereses, garantizar el acceso a la de información de calidad sobre los procesos administrativos y presupuestarios; reformar el marco normativo, especialmente en lo relativo a la transparencia de la función pública; delimitar la participación del sector empresarial en la financiación de las campañas electorales; y aplicar medidas para poner fin a las puertas giratorias.

• Modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I+D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a medicamentos adecuados y asequibles.

• Distribuir el esfuerzo fiscal de forma justa y equitativa.

• Combatir la desigualdad a través de un gasto público progresivo: dando prioridad a aquellas políticas, prácticas y gastos que permitan incrementar la financiación destinada a unos servicios sanitarios y educativos públicos y gratuitos, para así luchar contra la pobreza y la desigualdad a nivel nacional; absteniéndose de aplicar reformas de mercado inviables y de eficacia no demostrada en los sistemas públicos de sanidad y educación, y ampliando la prestación pública de servicios básicos (en lugar de la privada).


También te puede interesar