Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 17 de abril (SinEmbargo).- A casi cuatro meses de que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) anunció una agresiva campaña de afiliación de millón y medio de simpatizantes y su plan financiero para hacerse de recursos durante 2013, el movimiento se retrasa en el rendición de cuentas.

Un mes después del arranque de la inscripción de militantes, Martí Batres, presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), ofreció una conferencia de prensa para informar que llevaban 80,000 afiliados y que la campaña iba viento en popa.

Sin embargo, a partir de febrero Batres guardó silencio al cuestionársele en reiteradas ocasiones sobre la cantidad de nuevos afiliados. Así lo prometió él. Pero en la segunda quincena de abril, no hay nada.

Lo mismo ha sucedido en el tema de los recursos. Hace dos semanas SinEmbargo contactó a Marco Medina, secretario de Finanzas de Morena y a la pregunta expresa sobre sus finanzas y monto recaudado a través de los “bonos fundador” contestó que a más tardar en una semana daría una conferencia a los medios de comunicación para exponer los números del movimiento.

Pero esa información hasta el momento no se presentó.

Bertha Luján, secretaria general de Morena, reconoció en esa ocasión que el movimiento requería fondos para asegurar los gastos operativos de la sede nacional, por lo que realizarían bailes, rifas y otras actividades para recaudar recursos (el primer baile se anunció para el pasado 13 de abril, con una meta de obtener 200 mil pesos).

Luján explicó que durante el arranque de los “bonos fundador”, en enero, se obtuvieron 70,000 pesos, pero que desconocía las últimas cifras.

El plan financiero de Morena que se anunció en enero proyectó obtener 20 millones de pesos durante este año, de los cuales 10 millones provendrían a través de 36,000 bonos que tienen un valor desde los 100 a los 50,000 pesos.

Estos bonos son firmados por Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres. El resto del dinero se obtendría de la aportación de un peso diario por cada afiliado al movimiento y la realización de actividades como bailes, rifas y boteo.

A pesar de que los representantes de Morena dijeron que la mitad de los recursos recabados se destinarían para costear a la sede nacional y el resto se repartiría en los estados del país, varios representantes de comités estatales declararon durante los últimos meses que sobreviven de las aportaciones de los bolsillos de los voluntarios locales y que no han visto el recurso nacional.

Es el caso de Guanajuato, Coahuila, Jalisco y Querétaro, donde coordinadores y voluntarios luchan contra la falta de recursos económicos, habilitan casas de los militantes como sedes y colocan módulos en las plazas públicas.

Los secretarios del Comité Ejecutivo Nacional de Morena afirman que pagan sus boletos de avión de sus bolsillos cuando tienen que viajar al interior de la República.

Morena tiene la obligación de informar al Instituto Federal Electoral (IFE) sobre el estatus de sus finanzas. Sin embargo, en una búsqueda en el sitio web del instituto no se encontró algún documento relacionado con los recursos del movimiento.