El drone creado por Bhargav Gajjar pretende imitar la apariencia de las aves, más allá de sus mecanismos de aterrizaje. Foto: El Mundo

El drone creado por Bhargav Gajjar pretende imitar la apariencia de las aves, más allá de sus mecanismos de aterrizaje. Foto: El Mundo

Ciudad de México, 17 de abril (SinEmbargo).– Desde hace siglos, los avances tecnológicos encuentran su inspiración en la naturaleza. Sin embargo, ahora parece que la idea de los científicos va más allá de simplemente tomar una idea prestada y ahora buscan imitar a seres vivos por medio de la ingeniería robótica.

Es así que a la gran variedad de vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Boston, está desarrollando algunas de las propuestas más innovadoras en el campo de estos vehículos automatizados, inventando prototipos que, además de volar como la gran mayoría, pueden aterrizar en una rama de un árbol o a volar en bandada como lo hacen muchas aves.

Este es el caso del pájaro/drone, creado por Bhargav Gajjar, director de la compañía Vishwa Robotics e investigador en robótica del MIT.

El drone no supera un metro de envergadura con las alas desplegadas y pesa alrededor de 250 gramos, lo que vendría a ser el peso del ave a la que se asemeja: al cernícalo americano, conocido en inglés como “sparrowhawk”, nombre con el que actualmente se le denomina a la creación de Gajjar.

Mientras que el drone de la Fuerza Aérea de los EU está lejos de parecerse al cernícalo americano, imita el aterrizaje de las aves usando sus piernas robóticas. Foto: Wimedia Commons

Mientras que el drone de la Fuerza Aérea de los EU está lejos de parecerse al cernícalo americano, imita el aterrizaje de las aves usando sus piernas robóticas. Foto: Wimedia Commons

Así, el esqueleto del “sparrowhawk” está hecho de fibra de carbono “para limitar el peso al máximo”, mientras que las alas son fabricadas con un tipo de poliéster (mylar) “que es muy resistente”, dijo su creador. Por otra parte, “todas las piezas se pueden comprar por separado en el mercado”, agrega el científico.

Aunque de momento este pájaro de aspecto artesanal con la apariencia de un juguete es sólo un prototipo, su proyección es tal que incluso las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos se han interesado por el proyecto para explorar nuevas aplicaciones militares.

Gajjar desarrolló anteriormente un peculiar mecanismo de aterrizaje para drones convencionales, que consiste en unas patas extensibles que –acopladas a la base de un dron– permiten al aparato tomarse un descanso apoyado sobre una rama de árbol u otra superficie.

El proyecto es propiedad de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos (USAF, por sus siglas en inglés) que, tras un examen final realizado el verano pasado en la base aérea militar Wright Patterson de Ohio, aprobó el mecanismo de aterrizaje y anclaje mediante el cual puede estar sujetado de una rama hasta por cuatro días.

Dada esta adquisición, es claro que las aplicaciones del drone son principalmente de uso militar y seguridad, aunque Gajjar añade que las aplicaciones de este robot son también civiles y pueden ir desde la observación del tráfico a la ayuda en zonas catastróficas o como red Wi-Fi voladora.

Por su parte, el lema de Vishwa robótics no podría ser más claro al respecto: “Mejor que la biología”. Un eslogan que sin duda hace énfasis en las aspiraciones de la compañía, de “diseñar y desarrollar robots que pueden superar a sus homólogos biológicos en muchas aplicaciones especializadas”.

Es en este aspecto en donde el “sparrowhawk” tiene una seria y feroz competencia. “El problema son los demás pájaros. Lo he hecho volar al aire libre y en un par de ocasiones, el drone ha sido atacado por otros pájaros que lo ven como una amenaza”, dijo el investigador, quien concluye que su creación no puede ser más perfecta, ya que “se fusiona totalmente con la naturaleza”.

No obstante, para Gajjar esto sólo es un pretexto para trabajar en la mejora del producto, por lo que pretende mejorar el funcionamiento de las alas haciéndolas extensibles. “Eso le dará mucho más realismo y mejorará en el vuelo”, agregó.

Por otra parte, para los gamers, el nombre de este nuevo drone, sin duda les traerá recuerdos del AV-22 Sparrowhawk o simplemente Hawk, que aparece en el universo de la saga Halo. No obstante, en el caso del homónimo del vehículo aéreo no tripulado, la versión del videojuego es nada más ni nada menos que una aeronave de despegue y aterrizaje vertical (VTOL) al servicio del Comando Espacial de las Naciones Unidas.

En el caso del “Spartrowhawk” de MIT, a pesar de que no se trate de un potente Vehículo Aéreo Antitanques, Antiblindaje, e incluso sea utilizado para derribar artillería pesada como en le caso de su tocayo ficticio, comienza a ser considerado como un prometedor inicio para aquellos que intentan darle un enfoque bélico al desarrollo tecnológico.