Londres, 17 jun (EFE).- El príncipe Enrique, hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales, tendrá otra identidad durante su próxima misión en Afganistán, a fin de protegerle de un eventual ataque de los talibanes, informa hoy el tabloide “Daily Mirror”.

“Existe la posibilidad de que (su helicóptero) sea derribado”, ha afirmado al diario una fuente al tanto de la misión.

El príncipe tendrá otro nombre cuando sea destinado como piloto de helicópteros “Apache” en Helmand, sur de Afganistán, mientras que sus compañeros tendrán la orden de no referirse a Enrique por su nombre para impedir que los insurgentes puedan conocer su paradero.

Entre otras cosas, el hijo del príncipe de Gales, de 26 años, recibirá entrenamiento sobre la manera de abandonar territorio enemigo sin dejar huella alguna, dice el periódico.

Según el “Daily Mirror”, se impondrá una disciplina muy rigurosa sobre los mensajes enviados por radio.

Se espera que el príncipe sea destinado a Afganistán el año próximo una vez que supere un entrenamiento de seis meses.

El príncipe Enrique estuvo en Afganistán con su regimiento de caballería en 2008 pero debió regresar al Reino Unido antes de los previsto por razones de seguridad después de que la prensa extranjera revelase su presencia en ese país.