Tokio, 17 jun (EFE).-Tokyo Electric Power (TEPCO) operadora de la central nuclear japonesa de Fukushima, aunció que una fuga podría retrasar la aplicación de un sistema para reciclar agua radiactiva en la planta, inicialmente prevista para hoy.

El sistema, fundamental para intentar solucionar la crisis en la central y en fase de pruebas desde el martes, pretende retirar el agua radiactiva que se acumula peligrosamente en la planta y descontaminarla a un ritmo de 1.200 toneladas diarias para utilizarla luego como refrigerante para los reactores.

En la noche de ayer, jueves, el dispositivo de reciclaje dejó de funcionar debido a una fuga, por lo que TEPCO podría tener que posponer hasta mañana sábado su puesta en marcha, informa la agencia Kyodo.

Las más de 110.000 toneladas de agua acumuladas en la planta aumentan a un ritmo de 500 toneladas diarias debido a las lluvias y al líquido inyectado en los reactores para enfriarlos y, además de impedir el acceso de los técnicos al los edificios, pueden acabar desbordando los conductos subterráneos y filtrarse al exterior.

Esto último podría suceder en los próximos 10 días si el sistema de reciclaje, que cuenta con tecnología de la empresa francesa Areva y la estadounidense Kurion, sigue sin ponerse en marcha, según informa la cadena NHK.

TEPCO también informó ayer que abrirá las puertas del edificio reactor 2 para reducir la altísima humedad que dificulta las labores para estabilizar la unidad si obtiene permiso del la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa.

El pasado sábado la eléctrica comenzó a operar un sistema para ventilar el edificio que ha logrado reducir la radiación del aire pero no la humedad, que ha llegado a alcanzar niveles del 99,9 por ciento.

Está previsto que TEPCO presente hoy una actualización de su hoja de ruta, a través de la cual pretende lograr que los reactores, que quedaron sin refrigeración debido al terremoto y al tsunami del 11 de marzo, entre en parada fría en enero de 2012.

Las emisiones radiactivas provocadas por la crisis en la planta nuclear de Fukushima, la peor desde Chernóbil en 1986, han forzado a evacuar decenas de miles de personas y afectado a la pesca, la agricultura y la ganadería local.