Monterrey, 17 Jun. (Notimex).- Los edificios de la Policía Federal y la delegación de la PGR fueron atacadas anoche con granadas de fragmentación, sin que resultaran personas lesionadas, informaron fuentes policiales.

De acuerdo al reporte preliminar, los ataques fueron registrados casi de forma simultánea, sobre las sedes ubicadas en la carretera a Laredo, en el municipio conurbado de Escobedo.

El estallido de los artefactos solamente provocó daños a los inmuebles y a varios vehículos del personal de las corporaciones federales que se encontraban estacionados.

Tras los hechos, personal de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Policía Federal, con apoyo del Ejército Mexicano, implementaron un dispositivo para blindar la zona ante la amenaza de nuevos ataques.

Igualmente, la circulación por la citada carretera quedó cerrada parcialmente, para revisar la zona en búsqueda de los presuntos responsables de los ataques a las corporaciones.

Las autoridades también extendieron el operativo a varias colonias y plazas públicas aledañas a los edificios, en donde exhortaron a los habitantes a resguardarse ante posibles balaceras.

Según los testimonios de algunos agentes federales, los atacantes se desplazaban en una camioneta Chevrolet Suburban cuando arrojaron las granadas contra los edificios.