El Cairo, 17 jun (EFE).- Al menos diecinueve sirios murieron hoy en diferentes partes del país durante las protestas contra el régimen de Bachar al Asad, informaron los denominados Comités de Coordinación Locales en Siria.

El grupo opositor señaló en Facebook que hasta el momento ha conseguido identificar a once de los fallecidos.

Con anterioridad, varias organizaciones de la oposición habían señalado que cinco personas perecieron durante las protestas de hoy en las localidades de Homs (centro), Deir Zor (este) y en Alepo (norte).

Los Comités afirmaron que dos personas que lograron identificar, entre las que hay un adolescente de trece años, murieron por la represión de una manifestación en Dael en la provincia de Deraa, en el sur.

La misma organización agregó que en la provincia de Homs se han registrado disparos en la zona de Al Jalediya y que los manifestantes han visto a uno de los seguidores del régimen matando a sangre fría a participantes en la protesta.

Newroz apuntó que al menos tres personas, que identificó por sus nombres, murieron en Al Jalediya.

La red Sham enseñó en Facebook los nombres de dos muertos en Jalediya y de uno en la plaza Hurriya (libertad) en Homs.

Por su parte, la Revolución siria contra Bachar al Asad señaló que al menos cinco manifestantes fallecieron en Deir Zor por “intensos disparos”.

El grupo Flash subrayó que hubo varios heridos en Marrat Neaman, en la provincia septentrional de Idleb, por disparos de las fuerzas de seguridad en una manifestación.

Y destacó que al menos una persona murió y otras nueve sufrieron heridas en Hersata, en los alrededores de Damasco.

También en las proximidades de la capital, pero en Al Kabun, un niño de nueve años fue herido de gravedad por los disparos de las fuerzas de seguridad, según Flash.

Estas informaciones no han podido confirmarse con independencia debido al férreo control de las autoridades que han expulsado, detenido, amenazado y torturado a numerosos periodistas.

Las víctimas se han producido en un nuevo viernes de protestas en el que miles de sirios han desafiado el cerco policial y militar en torno a algunas ciudades.