Santiago de Chile, 17 jun (EFE).- La nube del complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, que entró en erupción el pasado 4 de junio en el sur de Chile, dio la vuelta al mundo y comenzó a ingresar hoy por el suroeste del país, donde obligó a suspender varios vuelos, que hasta ahora habían operado con normalidad.

“Debido al desplazamiento de las cenizas volcánicas del Cordón Caulle hacia el sur de Chile, Lan ha debido cancelar sus vuelos desde y hacia las ciudades de Puerto Montt, Balmaceda y Punta Arenas”, indicó hoy la compañía en su página web.

La pluma de humo y cenizas del cordón volcánico, situado a unos 950 kilómetros al sur de Santiago, obligó a evacuar a 4.000 personas de sus alrededores, pero no había afectado hasta el momento el tráfico aéreo interno en Chile, ya que los vientos la impulsaron en dirección este.

Apenas cuatro días después de que entrara en erupción, la nube volcánica comenzó a alterar las operaciones en Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, y el pasado sábado, tras recorrer más de 9.000 kilómetros, obligó también a suspender vuelos en Australia y Nueva Zelanda.

Trece días después de que se decretara la emergencia, la columna completó la vuelta al mundo y llegó de nuevo a Chile, donde ingresó por la zona sur y afectó las operaciones entre Puerto Montt y Punta Arenas, a entre 1.000 y 2.200 kilómetros al sur de la capital, respectivamente.

En tanto, Sky Airlines pudo operar en la mañana de este viernes un vuelo desde Santiago a Punta Arenas, y mantiene programado para esta tarde otra operación con destino a Puerto Montt, según figura en la página web del aeropuerto de la capital.

Por otra parte, Lan informó también que las operaciones desde y hacia Auckland (Nueva Zelanda) y Sydney (Australia) continúan afectadas por la presencia de cenizas, que ayer ya obligaron a cancelar el vuelo que hace escala en esas ciudades. EFE