Beirut, 17 jun (EFE).- Al menos un soldado y otra persona murieron hoy en Trípoli, en el norte de Líbano, durante un tiroteo desencadenado tras una manifestación en solidaridad con los sirios, informaron a Efe fuentes de la Policía y del Ejército.

Una fuente policial señaló que todavía continúan los choques en los barrios de Yabal Mohsen, de mayoría alauita, y Bab al Tabani, de predominio suní, que se han cobrado las vidas del militar y un responsable del Partido Árabe Democrático, identificado como Ali Fares, cuya formación pertenece a la mayoría parlamentaria prosiria.

La fuente castrense agregó que las Fuerzas Armadas se han desplegado ya en la zona y que han comenzado a tomar medidas.

El Ejército ha avisado de que disparará contra cualquier elemento armado en las calles de Trípoli.

La Agencia Nacional de Noticias (ANN) informó por su parte de que al menos dos personas sufrieron heridas por el estallido de un obús durante los enfrentamientos.

Las televisiones libanesas mostraron imágenes de familias con niños corriendo a sus casas para resguardarse, así como de hombres y mujeres solos.

También enseñaron algunas calles desiertas de Trípoli en las que solo se veían individuos armados.

Los choques se iniciaron tras la explosión de una bomba de ruido durante una manifestación, según la cadena Futuro.

La ANN detalló que unas mil personas participaron en la protesta, convocada por la Liga Musulmana de Estudiantes Libaneses y Sirios de la Universidad Libanesa en Trípoli.

Los manifestantes se congregaron delante de la mezquita Hamza para luego dirigirse a la plaza Nur, donde los esperaban unas cuatrocientas personas que se unieron a ellos.

Los participantes en la protesta, que estuvieron cercados por un importante dispositivo de seguridad, corearon eslóganes contra el presidente sirio, Bachar el Asad, y su régimen, según medios de comunicación libaneses.

En una rueda de prensa en Trípoli, adonde se trasladó para seguir los acontecimientos, el primer ministro Nayib Mikati afirmó que “la paz civil es una línea roja” y que no permitirán a nadie que la perturbe.

Asimismo, dijo que dio instrucciones al Ejército y la policía para que tomen las medidas pertinentes para poner fin a los choques.

“Se equivoca aquel que piensa que es más fuerte que el Estado”, agregó Mikata, quien instó al fin de los choques ya que lo que está sucediendo es una “violación de la seguridad”.

Además negó que los sucesos en Trípoli estén vinculados con las revueltas en Siria.

“No tenemos nada que ver ni de cerca ni de lejos con lo que ocurre allí”, aseguró.