Te sentirás apoyado, respaldado y, sobre todo, comprendido por los demás. Si eres adicto al Clembuterol, el presidente Felipe Calderón te entenderá y te justificará, pues él también tiene sus propias adicciones.