México, 17 Jun. (Notimex).- La urgencia de nombrar a los tres nuevos miembros del Consejo General del IFE es razón suficiente para que el Congreso convoque a un periodo extraordinario de sesiones, exigencia a la que debiera sumarse el resto de los mexicanos.

Pablo Javier Becerra, especialista en procesos políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló lo anterior al considerar que el llamado del presidente Felipe Calderón “es justificado y correcto”.

Ello porque, más allá de las reformas que son urgentes para el Ejecutivo, en octubre inicia el proceso electoral y para ello el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) deberá estar completo.

Sin embargo, hasta el momento los diputados “han sido negligentes” en su tarea de nombrar a los nuevos consejeros, en la opinión del investigador adscrito al Departamento de Sociología de la UAM.

El profesor dijo que el hecho de que las reformas política y laboral no hayan sido procesadas aún por los diputados se debe a la “mala oportunidad” con que fueron planteadas.

Con respecto de la primera, el Ejecutivo debió plantearlas desde 2007 porque se trataba de reformas de amplio alcance, como la segunda vuelta, las candidaturas independientes o el veto al presupuesto, entre otras y hoy “va a ser muy difícil que transiten”.

En torno a la reforma laboral, sostuvo que ésta no ha sido objeto de una discusión a detalle y es necesario que se escuche la voz de los sindicatos y los especialistas en este tema.

Pero “en el caso de los consejeros del IFE creo que un periodo extraordinario se justifica” totalmente, porque se está en riesgo de que el proceso electoral que inicia el 1 de octubre arranque con un Consejo General incompleto, lo que complicaría la toma de decisiones en dicho organismo.

Luego de advertir que se trata de un órgano colegiado en el que si falta una tercera parte de sus integrantes caería en riesgo de incurrir en empates en futuras decisiones importantes, criticó que hasta ahora los diputados no hayan hecho esta tarea.

Y es que “el Partido Revolucionario Institucional quiere a fuerzas dos de los consejeros y es obvio que ni el de la Revolución Democrática ni el Acción Nacional se lo van a aceptar”, planteó según un comunicado.