Naciones Unidas, 17 jun (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad separar el régimen de sanciones contra los talibanes del que aplica a la red terrorista Al Qaeda, una medida que busca apoyar el proceso de reconciliación en Afganistán.

“El Consejo de Seguridad envía un claro mensaje político con esta medida: apoya el proceso político y la reconciliación que se lleva a cabo en Afganistán en busca de la paz y la estabilidad”, dijo ante la prensa el embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig, presidente del comité de sanciones.

Según aseguró el diplomático germano tras la votación en el máximo órgano internacional de seguridad, con esta acción el Gobierno afgano tendrá “un papel visible y más claro” a la hora de sumar y quitar personas de la lista de sancionados.

Once años después de la adopción de las primeras sanciones contra los talibanes y Al Qaeda, los miembros del Consejo adoptaron esa separación en dos resoluciones: la 1.988, que crea un nuevo régimen de sanciones contra los talibanes y sus socios que constituyan una amenaza contra la paz y la estabilidad en Afganistán, y la 1.989, que centra las sanciones solo sobre Al Qaeda.

Estas resoluciones permitirán al Consejo de Seguridad “personalizar y reforzar sus respuestas” a las amenazas terroristas, según indicaron fuentes diplomáticas del Consejo tras producirse la votación.

La resolución 1.988 decide así crear un nuevo régimen de sanciones exclusivo para los talibanes, trasladar a él la lista de individuos relacionados con los talibanes que hasta ahora estaba junto a los de Al Qaeda, e instalar un nuevo comité que velará por su cumplimiento y que supervisará las peticiones para que se añadan o retiren individuos de la lista en cuestión.

Además, permite al nuevo comité que levante las sanciones sobre los individuos que cumplen con los requisitos de reconciliación acordados por el Gobierno afgano y la comunidad internacional, y solicita a las autoridades del país asiático que cada seis meses comuniquen las identidades que quieran añadir o retirar.

“Estados Unidos considera que el nuevo régimen de sanciones sobre Afganistán servirá como una herramienta importante para promocionar la reconciliación en el país y aislar a los extremistas”, aseguró por su parte la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, en un comunicado.

Rice indicó además que la medida envía “un claro mensaje a los talibanes de que hay un futuro para quien se separa de Al Qaeda, renuncia a la violencia y acata la Constitución de Afganistán”.

El régimen de sanciones contra Al Qaeda y los talibanes fue creado en 1999 y reforzado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

En ese régimen ahora separado se congela los activos financieros de los individuos y entidades sancionadas, además de prohibirles viajar fuera de su país o adquirir armas y material que pueda ser empleado con fines militares. EFE