La iniciativa #SinVotoNoHayDinero busca reducir el financiamiento público a los partidos políticos y hacer “que gasten mejor ” y propone que el dinero que los partidos reciben dependa del número de personas que convencen para votar. De acuerdo con los impulsores de la propuesta, de haber operado este esquema de asignación de recursos, en 2015 los partidos hubieran recibido mil 800 millones de pesos y no los 4 mil millones de pesos que se embolsaron.

Por José Alfredo Guzmán 

Ciudad de México, 18 de marzo (SinEmbargo/Noroeste).– La iniciativa #SinVotoNoHayDinero, que busca reducir el financiamiento público a los partidos, entró a una etapa crucial: o va para adelante… o a la “congeladora”.

Y es que este jueves 23 de marzo diputados de la Comisión de Puntos Constitucionales, donde el PRI tiene mayoría, decidirán el futuro de este proyecto.

Por ello Manuel Clouthier Carrillo, Diputado federal independiente, llama a la sociedad a pedirle a sus legisladores que avalen esta reforma.

“Este es un momento crucial, fundamental, estamos hablando de una iniciativa que pretende reducir recursos públicos a los partidos políticos”, subrayó.

El representante por el Distrito 05 de Culiacán señala que la llamada “Iniciativa Kumamoto”, en alusión a su impulsor, el Diputado local Pedro Kumamoto, tiene un predictamen en sentido positivo, según le confirmó el perredista Guadalupe Acosta Naranjo, presidente de esta comisión.

A ello se suma que hay un conjunto de iniciativas que coinciden con este fin: una del propio Clouthier, en el mismo sentido que la de Kumamoto, y otras del PAN, de Morena, de Encuentro Social, con variantes entre éstas.

Pero para que se someta al pleno de los 500 diputados, ya como dictamen a favor, tiene que haber voto mayoritario en esta comisión, con hegemonía priista, acotó.

El espíritu de la reforma, señala Clouthier, es que si la sociedad se ha apretado el cinturón ante la crisis de ingresos petroleros y de finanzas públicas, debe haber corresponsabilidad en el Gobierno y también en los partidos.

“En enero entra esta iniciativa de Pedro con un alto sentido de oportunidad donde Pedro dice lo siguiente: si el Gobierno federal le ha dicho a la sociedad que ante la crisis de los petróleo y las finanzas públicas, el pueblo tiene que apretarse el cinturón, Pedro dice ‘también que se lo aprieten los partidos’, y hace una planteamiento de reducción de financiamiento pero no una reducción por reducción como lo plantea Morena”, dijo Clouthier.

Así se plantea que la base de cálculo con la cual se asigna el financiamiento cambie, porque en la actualidad es con base en el aumento del padrón, por lo cual año con año se entrega más dinero a los partidos, aún cuando se registre un elevado nivel de abstencionismo.

“Pero todos los años crece el padrón y por lo tanto la polla, por lo tanto el fondo a repartirse entre de los partidos crece todos los años. El presupuesto de los partidos crece año con año y Pedro dice ‘no’, la base de cálculo tiene que cambiar y ya no puede ser el número de empadronados sino tiene que ser el número de votos válidos”, señala Clouthier.

El legislador explica que los recursos de los partidos crecen nada más con el crecimiento del padrón pero la gente se empadrona no sólo para tener participación política; “los chamacos [se empadronan] para ir al antro, los chamacos o la gente en general se empadrona porque les piden la credencial en trámites”, refiere.

“La base de cálculo tiene que cambiar, y ya no puede ser el número de empadronados, sino tiene que ser el número de votos válidos”, destaca.

LA PROPUESTA

“El articulo 41 constitucional sostiene que el financiamiento de los partidos es sostener la participación del pueblo en la vida democrática; dice: ‘si participa más el pueblo en la vida democrática, entonces que reciban mas dinero'”, explica el Diputado independiente.

Actualmente, la bolsa de dinero que se reparten los partidos se calcula multiplicando el padrón electoral (personas que alguna vez solicitaron su credencial de elector) por el 60 por ciento de una unidad de medida de actualización (47.476 pesos). Con este procedimiento, en 2015 la bolsa total de los partidos ascendió a 4 mil millones de pesos.

Creemos que los partidos reciben demasiado dinero público y que esta fórmula hace que no se esfuercen para conseguir el voto popular. Nuestra propuesta consiste cambiar la fórmula para que en vez de multiplicar el padrón se multiplique la votación valida emitida (votos totales menos votos nulos y en blanco) por el 65 por ciento de una UMA. Esto haría que los partidos tengan que esforzarse porque las personas voten en las elecciones y en 2015, hubiese significado un ahorro del 65 por ciento (los partidos hubiesen recibido mil 800 millones de pesos).

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE NOROESTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.