La Bolsas entraron en pánico: varias de cerraron ayer con fuertes caídas, principalmente Wall Street, el dólar bajó ante el euro y la volatilidad se disparó, todo ante el “rusiagate”, nombre y hashtag que se está empezando a popularizar para referirse al escándalo de la Casa Blanca derivado del despido del ex director del FBI.

En solo dos días el índice que mide el miedo en el mercado europeo, el VStoxx, ha subido un 40 por ciento. En Estados Unidos, su homólogo, el VIX (que calcula la volatilidad implícita del S&P 500) se ha disparado más del 50 por ciento y no queda ahí. Según cálculos realizados por Bloomberg, este miércoles marcó la octava mayor subida de toda su historia porque solo ese día se revalorizó un 46.5 por ciento.

Por Laura de la Quintana

Ciudad de México, 18 de mayo (EconomíaHoy).-Hay un viejo refrán anglosajón referido a un antiguo emperador del que se creía que tenía los mejores ropajes del mundo. Cuenta la leyenda que las telas eran encargadas allende de los mares y que un costurero de su corte las hacía a medida para él. Pero un día el emperador se dio cuenta de que el dinero no cubría todos los gastos y se quedó sin trajes. Tiempo más tarde, desnudo, tuvo que presentarse ante su pueblo, que prefirió guardar silencio, condescendiente con él, hasta que un niño gritó: “El emperador está desnudo”.

Con esta expresión los analistas de Bloomberg han querido representar la situación actual que viven los mercados ante la desilusión que ha supuesto para ellos Donald Trump. “Después de meses de admiración a las políticas teóricamente pro-crecimiento promovidas por el presidente, los inversores se han dado cuenta de que no hay realmente nada en el fondo. Las acciones se han movido en un mundo en el que parcialmente han preferido ignorar la realidad (…) Y no es sólo que Trump se haya quedado sin ropa, sino que, incluso, podría perder su trabajo”, sentencian.

LA VOLATILIDAD SE DISPARA
En solo dos días el índice que mide el miedo en el mercado europeo, el VStoxx, ha subido un 40 por ciento. En Estados Unidos, su homólogo, el VIX (que calcula la volatilidad implícita del S&P 500) se ha disparado más del 50 por ciento y no queda ahí. Según cálculos realizados por Bloomberg, este miércoles marcó la octava mayor subida de toda su historia porque solo ese día se revalorizó un 46.5 por ciento.

“Desde el triunfo de Macron las bolsas se habían quedado sin catalizadores. La temporada de resultados estaba muy avanzada, los datos macroeconómicos no son capaces de mover al mercado, no había nada nuevo en política ni en China y lo único que ha aparecido nuevo ha sido lo de Donald Trump, con una capacidad muy potente como catalizador para los mercados”, asegura Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG.

A los inversores, muy emocionados tras la victoria electoral republicana, la realidad les ha impactado en la cara como un jarro de agua fría. Eso explica que desde el 1 de marzo Wall Street se haya mantenido prácticamente plano frente a las subidas en Europa. El S&P 500 cede un 1.6% desde entonces frente al Stoxx 600 europeo que se anota un 3.1 por ciento.

“En un primer momento se empezó a dudar del timing de las políticas anunciadas por Trump y sobre si la economía americana podría beneficiarse este 2017 de estas nuevas medidas. Cuando surgió la anulación del Obamacare se dudó si podría obtener suficientes apoyos (en el Congreso americano) y esto se extiende hoy a su nuevo plan fiscal. Ahora parece claro que no va a tener demasiado apoyo político y ya se está empezando a rumorear sobre una posible moción de censura contra él”, concluye Pingarrón.

El DÓLAR SE DEBILITA
El 2 de marzo el cruce euro/dólar marcó el inicio de una escalada vertiginosa, con origen en los 1.0507 dólares, que le ha llevado hasta batir los 1.11 dólares en la sesión de ayer (nivel que hoy mantiene en el mercado de divisas). “El dólar empezó muy fuerte después de las elecciones de Trump y cuando se ha visto que el futuro no va a ser como, en principio, parecía, las divisas se han dado la vuelta. Hace unas semanas hablábamos de la paridad, y ahora ese escenario queda descartado. En la eurozona estamos viendo datos mejores de lo esperado, se ha eliminado buena parte de incertidumbre política”, afirma Victoria Torre, responsable de análisis y producto de SelfBank.

Mientras tanto suben los activos refugio. El oro lleva subiendo seis sesiones consecutivas, poco, pero los suficiente para superar los 1,260 dólares la onza. En total, la revalorización de su precio es del 3.6%.

También desde el jueves pasado viene subiendo el franco suizo, divisa refugio por excelencia, frente al dólar. Ha pasado de cambiarse a 0.99 dólares a los actuales 1.0230 dólares.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EconomíaHoy. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.